Cómo Limpiar los Oídos a un Bebé

Todo lo que tiene relación con nuestro bebé debe ser tratado con a mayor delicadeza, esto es sobre todo importante cuando se trata de cómo limpiar los oídos a un bebé.

Sus oídos son muy pequeños y las minúsculas estructuras que lo conforman son en extremo delicadas. Es por esto que saber la manera correcta de limpiarlos puede salvarnos de hacer más daño que bien.

Índice De Contenidos
  1. ¿Qué es el cerumen?
    1. ¿Cuál es el propósito del cerumen?
    2. ¿Cuánta cera es normal?
  2. Cómo limpiar los oídos a un bebé con una toallita
    1. Esto es lo que debes hacer:
  3. Cómo limpiar los oídos a un bebé. Lo que debes y no debes hacer
  4. ¿Cuándo se vuelve grave la acumulación de cerumen?
    1. ¿Podría ser una infección de oído?

¿Qué es el cerumen?

Antes de saber cómo limpiar los oídos a un bebé, es muy importante que sepamos algunas informaciones de importancia que nos pueden ayudar a hacer las cosas bien. Lo primero es saber acerca del cerumen y su importancia.

El cerumen es un protector natural que el cuerpo produce a partir de las células muertas de la piel y una materia pegajosa creada por las glándulas. El término médico para esa cera es cerumen.

Dentro del oído de tu bebé, hay varias glándulas, llamadas glándulas ceruminosas. Estas producen continuamente una sustancia pegajosa que se mezcla rápidamente con las células de la piel y se espesa.

Por lo general, el color de la cerilla es amarillo, naranja o incluso a veces marrón, con una sensación de cera densa. Sin embargo, para los niños más pequeños y los bebés, tiende a tener una textura mucho más suave y ligera.

Por lo general, la cera no es un gran problema para tu pequeño. Es probable que se acumule, se seque y eventualmente se caiga (bastante asqueroso, pero así es como es).

Puede suceder que las glándulas de los oídos de tu bebé produzcan más cerumen de lo que el cuerpo puede eliminar. Por lo tanto, se produce una acumulación. Desafortunadamente, también puede producirse una acumulación debido a que un padre bien intencionado inserta un hisopo de algodón en el canal auditivo del bebé.

Una acumulación prolongada de cerumen puede provocar una disminución de la audición, así como la irritación de los oídos.

¿Cuál es el propósito del cerumen?

La cera es una parte importante del oído. Verás, la razón por la que el cerumen es tan espeso y pegajoso es que puede atrapar suciedad, polvo u otras partículas que puedan entrar en el oído. Si no hubiera cerumen, el canal auditivo sería susceptible a infecciones y otros intrusos no deseados.

Además de actuar como una barrera, el cerumen en realidad contiene algunos químicos que pueden ayudar a combatir las infecciones. Estos químicos mantendrán el medio ambiente dentro de los oídos de su pequeño sano y feliz.

Los productos químicos también pueden hidratar la piel dentro del canal auditivo. Esto, a su vez, ayudará a prevenir la sequedad y picazón en los oídos.

¿Cuánta cera es normal?

Realmente no hay una cantidad típica de cerumen que tu bebé pueda tener en sus oídos. Algunos pueden tener más que otros, mientras que hay bebés que producen más en un oído que en el otro.

Podría valer la pena mencionar a tu pediatra si a menudo ves que el cerumen sale del oído de tu bebé. Cuando un pediatra inspecciona los oídos de tu bebé, puede saber rápidamente si hay demasiada cera.

Si el médico puede ver a través de la cera y dentro del tímpano, entonces los oídos del bebé están bien. Sin embargo, si la cera obstruye la vista, probablemente te recomendará que uses algún tipo de gotas.

cómo limpiar los oídos a un bebéCómo limpiar los oídos a un bebé con una toallita

Pregúntale a casi cualquier pediatra y probablemente te dirá que la mejor manera de cómo limpiar los oídos a un bebé es con un paño o toallita.

Este método no es para limpiar la parte interna del oído. En cambio, solo eliminará parte del exceso de cera o suciedad que se encuentra en el exterior.

También puedes usar un hisopo para esto. Pero debes asegurarte de mantenerlo fuera del oído para evitar daños.

Esto es lo que debes hacer:

  • Coge un paño limpio o una toallita suave: usa algo que sea realmente suave y apto para bebés.
  • Mójalo con un poco de agua tibia: asegúrate de que no esté demasiado caliente. No es necesario agregar jabón.
  • Antes de continuar: Exprime todo el exceso de agua. Los líquidos pueden gotear en el oído de tu pequeño y causar una acumulación seria.
  • Toma la toallita y limpia el oído: frota suavemente la superficie alrededor de la oreja de tu bebé. Limpia las esquinas y las grietas, pero no trates de insertar el paño en el oído.
  • Cuando termines: limpia la toallita antes de continuar con la otra oreja. Si la oreja está un poco húmeda, frótala suavemente con una toalla suave y seca para eliminar el exceso de humedad.

Puede que te interese: Cómo Limpiar el Cordón Umbilical del Recién Nacido

Cómo limpiar los oídos a un bebé. Lo que debes y no debes hacer

Cuando se trata de cómo limpiar los oídos a un bebé, hay más cosas que no se deben que las que debes hacer. Las orejas pequeñas son vulnerables y pueden sufrir daños fácilmente.

Recuerda:

  • No uses hisopos de algodón para limpiar los oídos de tu bebé. Si insertas algo en su canal auditivo, lo más probable es que empujes la cera más adentro. O peor aún, podrías sin querer dañarle el tímpano. La mucosa que recubre el canal auditivo también es muy sensible y puede sangrar fácilmente, incluso por la fricción de usar un hisopo de algodón.
  • Tampoco uses los dedos. Incluso tu dedo meñique es más grande que un hisopo de algodón y probablemente causará daños.

¿Cuándo se vuelve grave la acumulación de cerumen?

cómo limpiar los oídos a un bebéUna acumulación de cerumen puede volverse grave cuando la cera atrapa agua en el canal auditivo externo o cuando la audición del bebé se ve comprometida. Si tu bebé no responde a los sonidos de manera adecuada o siente dolor, o si ves una gran cantidad de cerumen saliendo del canal, busca consejo médico sobre cómo quitar el cerumen.

Un pediatra puede usar una herramienta quirúrgica llamada cureta para raspar y limpiar el cerumen. Si la cera es demasiado profunda o demasiado difícil de quitar, se pueden recomendar gotas para suavizar la cera. Después de una semana aproximadamente, el pediatra quitará o enjuagará la cera del bebé con agua tibia y peróxido de hidrógeno.

Pero si la cera es particularmente rebelde, el pediatra puede derivarlo a un otorrinolaringólogo pediátrico (un especialista en oídos, nariz y garganta para niños) que puede aspirar la cera.

¿Podría ser una infección de oído?

Ahora que saber cómo limpiar los oídos a un bebé, es importante que sepas reconocer las señales de una infección de oídos. Una infección de oído ocurre cuando la parte media del oído se inflama. Ocurre como acumulación de líquido justo detrás del tímpano, donde las bacterias se propagan y desencadenan una respuesta inflamatoria.

Las infecciones de oído son frecuentes entre los niños pequeños. Las estimaciones sugieren que aproximadamente cinco de cada seis experimentarán al menos una infección antes de su tercer cumpleaños. Es por eso que también se ha convertido en una de las razones más comunes por las que los padres buscan atención médica.

Los niños son mucho más vulnerables a las infecciones de oído. Esto se debe a que sus canales auditivos son más estrechos que los de los adultos. Por lo tanto, los líquidos pueden obstruir rápidamente el sistema, hacia donde las bacterias tienden a gravitar.

Si sospechas que tu be tiene una infección de oído, está atento a estos signos antes de llamar al pediatra:

  • Se toca constantemente las orejas
  • Está más inquieto: pueden estar muy inquietos o quizás llorar más de lo habitual.
  • Tiene dificultad para dormir: esto podría incluir conciliar el sueño o permanecer dormido sin inquietud.
  • Presenta fiebre: este síntoma es más común en bebés y niños más pequeños.
  • Puedes ver fluido procedente del oído: esto podría confundirse con cerumen y viceversa.
  • Se muestra torpe: pueden parecer fuera de balance.
  • Presenta dificultad para escuchar: no responde a los sonidos suaves.

Si ves algunas de estas señales, llama a tu pediatra y haz una cita para que lo revise de inmediato.

Cuando se trata de cómo limpiar los oídos a un bebé, es muy importante entender cómo funciona y qué es en realidad la cera y por qué es mejor dejarla hacer su trabajo en la medida de lo posible. Si deseas limpiarlo, lo mejor es que sea un trabajo exterior y no interior, manteniendo sus orejas limpias sin introducir nada en su oído que pudiera causar más daño.

►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información