Otoscopio. Qué Es, Cómo Y Para Qué Se Utiliza

En este artículo te hablaremos del otoscopio y su funcionalidad. Los otoscopios son dispositivos relativamente simples que son excelentes herramientas para el diagnóstico de enfermedades en el oído, la nariz y la garganta. Con un uso y mantenimiento adecuados, los mismos te brindarán años de servicio confiable.

Según el tipo de modelo, los otoscopios ADC vienen en tamaños estándar y de bolsillo, ideales para usar en una variedad de entornos diferentes donde la portabilidad es crucial. Los modelos estándar más grandes tienen un exterior de latón cromado resistente y utilizan un interruptor de alimentación reostático que te permite ajustar el brillo de la fuente de luz al realizar exámenes.

Antes de realizar un examen, la selección de un espéculo del tamaño adecuado es fundamental para garantizar el uso adecuado del dispositivo y la comodidad del paciente. Para los pacientes más jóvenes que tendrán un canal auditivo estrecho, selecciona un espéculo más pequeño con un perfil estrecho. Para pacientes adultos, se puede utilizar un espéculo más ancho.

Quizás te puede interesar: 14 Datos Curiosos De La Medicina Que Te Pueden Ayudar A Salvar Vidas

¿Cómo limpiar el otoscopio?

La otoscopia es un examen de rutina realizado por muchos profesionales de la salud tanto con fines de detección como para evaluar problemas específicos del oído. Dado el uso frecuente de otoscopios, representan una fuente potencial para la propagación de infecciones.

Otoscopio

Las investigaciones sugieren que más del 40 % de los otoscopios pueden contaminarse con organismos microbianos potencialmente patógenos como pseudomonas, estafilococos, aspergillus y especies de cándida.

Como tal, los otoscopios requieren una limpieza regular. La limpieza y el mantenimiento del equipo utilizado en el examen otoscópico es una tarea importante que puede ser realizada por varios miembros del equipo de atención médica.

Los cabezales de los otoscopios se pueden desinfectar limpiándolos con un paño humedecido con aldehídos, tensioactivos o alcoholes. Los médicos pueden consultar las instrucciones del fabricante del otoscopio para obtener protocolos de limpieza más específicos. Tal práctica puede contribuir a disminuir las infecciones nosocomiales.

La anatomía del oído humano

Durante el examen, puede ser necesario manipular el ángulo de la cabeza del paciente para visualizar las estructuras dentro del oído. Sostén el otoscopio con la mano izquierda cuando examines el oído izquierdo y con la mano derecha cuando examines el oído derecho para tener el rango de movimiento más cómodo cuando utilices la otra mano para manipular la cabeza o el oído del paciente.

Oído humano

Puede ser más difícil lograr un ángulo de visión óptimo en pacientes más jóvenes y bebés, lo que requiere una manipulación cuidadosa del oído. Al insertar el espéculo en el canal auditivo del paciente, es importante tener cuidado de no dañar el tejido circundante. Aunque el espéculo por lo general no puede alcanzar fácilmente el tímpano, el extremo cónico podría causar un rasguño o molestias si se inclina incorrectamente.

Los pacientes con infecciones de oído pueden experimentar algunas molestias durante el proceso de inserción, pero si encuentras resistencia durante este proceso, es importante que te detengas y evalúes el oído para evitar lesiones. Esto también es cierto si sospechas que el paciente tiene un objeto extraño dentro del canal auditivo.

La lente de visualización en las versiones estándar y de bolsillo de los otoscopios se puede mover a un lado o quitar para permitir la manipulación física de objetos en el canal auditivo. Además, varios de los modelos de otoscopio también están disponibles con un espéculo nasal opcional para facilitar el examen de la nariz.

Posición del otoscopio para el examen del oído

El otoscopio posee una luz, una lente de aumento y una pieza de visualización en forma de embudo con un extremo estrecho y puntiagudo llamado espéculo. El médico sostiene el otoscopio en una mano y usa su mano libre para tirar suavemente de la parte externa del oído hacia arriba y hacia atrás.

Posición del otoscopio en niños

Esto endereza el canal auditivo y ayuda al médico a ver dentro del oído. En bebés con edades menores de 12 meses, el médico jalará suavemente el oído externo hacia abajo y hacia atrás. Algunos niños pequeños tienen infecciones de oído y dolores frecuentes en esa zona. Los padres de estos niños pueden ser capacitados por su médico para realizar exámenes de oído en el hogar.

Si estás realizando un examen del oído en el hogar con un otoscopio, asegúrate de mirar dentro del otoscopio antes de moverlo hacia adelante. Asegúrese de que puede ver el trayecto del canal auditivo. No necesita insertar la pieza de visualización muy adentro del oído.

Inclina la punta de la herramienta de observación hacia la nariz de la persona (utilizando un movimiento ligero y no brusco) para recorrer el canal normal. Mientras observas a través del otoscopio, mueve el mismo de forma suave en distintos ángulos para ver claramente las paredes del canal auditivo y el tímpano. Detente ante cualquier signo de aumento del dolor.

¿Qué es la Otoscopia?

Posición del otoscopio en adultos

La otoscopia es un procedimiento clínico que se utiliza para examinar las estructuras del oído, en particular el conducto auditivo externo, la membrana timpánica y el oído medio. Los médicos utilizan el proceso durante los exámenes físicos de bienestar de rutina y la evaluación de problemas específicos del oído.

Durante el examen otoscópico, el proveedor utiliza un otoscopio, también conocido como auriscopio, para visualizar la anatomía del oído. Mientras realiza el procedimiento, el proveedor sostiene el mango del otoscopio e inserta el cono del otoscopio en el canal auditivo externo del paciente.

El otoscopio contiene una luz y una lupa para iluminar y agrandar las estructuras del oído para ayudar al proveedor a visualizar y evaluar con precisión la salud de las estructuras anatómicas visibles.

¿Cuándo se realiza la otoscopia?

La otoscopia se realiza de forma rutinaria durante los controles de bienestar y en la evaluación de problemas específicos del oído por parte de especialistas, como médicos de oído, nariz y garganta (ENT) y proveedores de atención primaria. Este examen juega un papel importante en el diagnóstico de varias afecciones del oído y es un paso clave para el diagnóstico de algunas afecciones, como la otitis media aguda.

Como tal, la familiaridad con la otoscopia y las condiciones para las cuales el examen otoscópico ayuda en el diagnóstico es importante para los proveedores de atención médica en una variedad de campos.

Significación clínica

El examen de la membrana timpánica y el oído medio mediante examen otoscópico puede ayudar a los proveedores a diagnosticar una amplia variedad de afecciones, que incluyen otitis media aguda, perforación traumática de la membrana timpánica y colesteatoma. El diagnóstico tardío de diversas patologías del oído puede facilitar la progresión a condiciones más graves, destacando la importancia de la otoscopia.

Por ejemplo, la otitis media aguda no tratada puede evolucionar hacia complicaciones temidas como mastoiditis, abscesos cerebrales o meningitis. Antes de comenzar el examen otoscópico, el proveedor puede pedirle al paciente que demuestre la fuerza de sus músculos faciales sonriendo, frunciendo el ceño, elevando las cejas, cerrando los ojos y manteniéndolos cerrados contra resistencia e hinchando las mejillas.

La finalización exitosa de estos movimientos demuestra la integridad del nervio craneal VII, el nervio facial. El nervio facial viaja por el oído medio y puede verse afectado por patologías del oído como la otitis media aguda. Luego de la evaluación del nervio facial, el proveedor puede examinar visualmente la salud del oído externo, el pabellón auricular, observando signos como heridas, cicatrices e inflamación. Luego, el proveedor puede comenzar el examen otoscópico.

Tamaños de espéculo

A menudo, existen varios tamaños de espéculos para acoplarlos al otoscopio. El proveedor debe seleccionar el espéculo más grande que el canal auditivo externo del paciente pueda acomodar, ya que esto proporcionará la máxima iluminación para una visualización óptima de la anatomía del oído. Los proveedores pueden tener sus propias preferencias con respecto a cómo agarrar el otoscopio.

Sin embargo, generalmente se recomienda sostener el otoscopio como un bolígrafo entre el índice y el segundo dedo. El otoscopio generalmente se sostiene con la mano derecha cuando se evalúa el oído derecho del paciente y con la mano izquierda cuando se evalúa el oído izquierdo del paciente. El proveedor debe colocar el quinto dedo libre de la mano, sujetando el otoscopio contra la mejilla del paciente para sostener y sujetar la mano durante el examen.

Tal vez quieras saber: Qué Son Los Servicios De Salud. Definición Y Tipos.

¿Cómo se hace la otoscopia?

Con la mano que no sostiene el otoscopio, el proveedor debe agarrar y tirar suavemente del pabellón auricular del paciente para ayudar a enderezar el canal auditivo externo del paciente. Este paso facilitará la visualización de la membrana timpánica. En un niño, el examinador debe tirar del pabellón auricular hacia atrás y hacia abajo. En un adulto, el examinador debe tirar del pabellón auricular hacia atrás y hacia arriba. Luego, el proveedor puede insertar suavemente el espéculo en el canal auditivo externo del paciente.

El proveedor debe inspeccionar la salud del conducto auditivo externo y evaluar factores como la presencia de inflamación, secreción, cerumen e infección. Luego, el proveedor debe hacer avanzar lentamente el espéculo hacia el canal hasta que la membrana timpánica se vuelva visible. El proveedor debe evaluar la salud de la membrana timpánica y observar factores como el color, la presencia de perforación y una apariencia abultada.

El proveedor también debe observar los puntos de referencia de la membrana timpánica, incluida la pars flaccida en la cara superior de la membrana timpánica, la pars tensa en la cara posterior, el reflejo de la luz en la cara inferior y anterior, y el mango del martillo en la cara anterior. La observación de los puntos de referencia de la membrana timpánica puede ayudar al proveedor a evaluar la salud del oído medio.

Después del examen

Luego de la inspección de la membrana timpánica, el proveedor puede retirar lentamente el otoscopio del canal auditivo del paciente. Mientras retira el otoscopio, el mismo puede continuar observando el canal auditivo para evaluar su salud. El examen otoscópico es una parte importante del diagnóstico de varias patologías del oído. Hay múltiples factores; sin embargo, eso puede dificultar el examen otoscópico exitoso.

Por ejemplo, factores como la iluminación deficiente del canal auditivo, el posicionamiento subóptimo del otoscopio, el bloqueo de cerumen, la capacitación insuficiente en la técnica otoscopia y la falta de confianza para realizar el examen otoscópico pueden dificultar la finalización exitosa del procedimiento. Dichos factores pueden conducir posteriormente a una atención ineficaz, ya que se cree que aproximadamente el 75 % de la membrana timpánica debe visualizarse mediante otoscopia para un diagnóstico confiable.

Avances en la tecnología

Para aliviar algunas de estas dificultades al realizar un examen otoscópico exitoso, en los últimos años se han introducido videootoscopios y se ha estudiado su eficacia en el diagnóstico de afecciones del oído. Los videootoscopios permiten al proveedor introducir una pequeña cámara en el canal auditivo externo del paciente para visualizar la membrana timpánica.

La investigación sobre la efectividad de la videootoscopia sugiere que esta técnica puede ser superior a la otoscopia convencional para evaluar las condiciones patológicas de la membrana timpánica. Otro desarrollo en la otoscopía involucra el examen otoscópico telemédico. La telemedicina, que se refiere a la atención remota de pacientes mediante el uso de tecnologías de telecomunicaciones, se está volviendo cada vez más prominente en varios campos de la medicina.

Existen varias marcas de videootoscopios para transmitir de forma remota imágenes de la membrana timpánica a los proveedores para la evaluación telemédica. Estos sistemas a menudo funcionan como accesorios de teléfonos inteligentes que permiten capturar y transmitir imágenes otoscópicas de un paciente a un proveedor de forma remota. La investigación actual sugiere que la calidad de las imágenes otoscópicas obtenidas para la telemedicina parece variar según el sistema de videootoscopio utilizado.

Además, la idoneidad de la evaluación telemédica de la membrana timpánica también varía según la condición específica de la membrana timpánica. Por ejemplo, la evaluación telemédica actualmente parece ser más precisa en la evaluación de una membrana timpánica sana o en casos de exostosis del canal auditivo que en la evaluación de una membrana timpánica perforada.

Como tal, parece que hay potencial para la evaluación telemédica de las condiciones del oído a través de una otoscopia basada en video; sin embargo, la idoneidad de este método de evaluación puede depender del escenario clínico específico.




Echa un vistazo a: 13 Datos Curiosos De La Salud Que Te Aseguro Que No Conocías.

Pensamientos finales

¡Cuando se usa correctamente, encontrarás que tu otoscopio es una herramienta indispensable! Recuerda que hay protocolos de limpieza para su utilización, los cuales han sido aprobados por profesionales, síguelos y tu instrumento tendrá una larga vida útil. Es importante que la otoscopia sea realizada de forma rutinaria para evitar que las enfermedades del oído avancen sin poder ser detectadas a tiempo. Este examen es realizado por expertos en el área, sin embargo, el médico puede capacitar a algún paciente para realizarlo en su hogar.

Javier Chirinos
Javier Chirinos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.