Motivación Intrínseca Y Extrínseca. Características, Diferencias Y Más

Motivación intrínseca y extrínsecaEn este artículo te hablaremos sobre motivación intrínseca y extrínseca. La motivación intrínseca es cuando estás motivado para completar una tarea debido a metas o recompensas personales, y la motivación extrínseca es cuando completas una tarea para evitar un castigo o ganar una recompensa.

Identificar tus motivadores internos y externos puede ayudarte a ser más eficiente, sentirte más satisfecho y lograr un crecimiento en tu carrera. Más adelante, discuremos las diferencias entre la motivación intrínseca y extrínseca en el lugar de trabajo y proporcionamos ejemplos de cada una.

La motivación intrínseca implica realizar una tarea porque es personalmente gratificante para ti. La motivación extrínseca implica completar una tarea o exhibir un comportamiento debido a causas externas, como evitar el castigo o recibir una recompensa. Si bien ambos tipos de motivación son importantes, tienen diferentes efectos en la forma de trabajar.

Quizás te puede interesar: Capacitación Y Desarrollo Para Los Empleados. Qué Es, Importancia Y Tipos

Índice De Contenidos
  1. ¿Qué es la motivación intrínseca?
  2. ¿Qué es la motivación extrínseca?
  3. Motivación intrínseca y extrínseca: ¿cuál es la diferencia?
  4. Motivación intrínseca versus extrínseca: ¿cuál es mejor?
  5. Cómo usar la motivación intrínseca en el trabajo
    1. 1. Para gerentes
    2. 2. Para contribuyentes
  6. Cómo usar la motivación extrínseca en el trabajo
    1. 1. Para gerentes
    2. 2. Para contribuyentes
  7. ¿Por qué es importante conocer la diferencia?
  8. Comprender la motivación extrínseca
  9. Comprender la motivación intrínseca
  10. Cuándo usar motivadores extrínsecos
    1. 1. Cuando quieres reforzar el comportamiento positivo
    2. 2. Cuando quieres fomentar la participación
    3. 3. Cuando te gustaría que participaran en el aprendizaje o la mejora de tus habilidades
  11. Cuándo usar motivadores intrínsecos
  12. Cómo cultivar la motivación intrínseca
    1. Desafío practico
  13. Cosas a tomar en cuenta sobre motivación intrínseca y extrínseca
  14. Pensamientos finales

¿Qué es la motivación intrínseca?

La motivación intrínseca es cuando te sientes inspirado o lleno de energía para completar una tarea porque es personalmente gratificante. En otras palabras, estás realizando la actividad debido a un impulso interno en lugar de una recompensa externa de algún tipo. Con la motivación intrínseca, el comportamiento en sí se convierte en la recompensa. Los ejemplos de motivación intrínseca incluyen:

  • Limpiar tu casa porque te gusta que esté ordenada.
  • Jugar un partido de fútbol porque te gusta el deporte.
  • Leer un libro sobre un tema que te interesa.
  • Armar un rompecabezas porque te gusta el desafío

¿Qué es la motivación extrínseca?

La motivación extrínseca es cuando te sientes inspirado a realizar una tarea para ganar una recompensa o evitar el castigo. En el caso de la motivación extrínseca, no estás completando la tarea porque te gusta o la encuentras satisfactoria. En cambio, la estás completando porque crees que evitará algo desagradable u obtendrás algo a cambio. Ejemplos de motivación extrínseca incluyen:

  • Limpiar tu casa para que tu compañero de cuarto no te regañe.
  • Jugar un partido de fútbol porque quieres ganar un trofeo.
  • Leer un libro porque quieres sacar una buena nota en la escuela.
  • Armar un rompecabezas porque quieres ganar un premio.

Motivación intrínseca y extrínseca: ¿cuál es la diferencia?

A primera vista, puede parecer que es mejor estar intrínsecamente motivado que extrínsecamente motivado. Después de todo, ¿no parece que sería ideal si no necesitaras a nadie, ni nada, que te motivara a realizar las tareas? Pero, por desgracia, no vivimos en tal motivación-utopía, y estar motivado extrínsecamente no significa nada malo: la motivación extrínseca es solo la naturaleza de ser un ser humano a veces.

Si tienes un trabajo y tienes que completar un proyecto, probablemente estés motivado extrínsecamente, por el elogio de tu gerente o un posible aumento o comisión, incluso si disfrutas del proyecto mientras lo estás haciendo.

Si estás en la escuela, estás extrínsecamente motivado para aprender un idioma extranjero porque te están calificando en él, incluso si disfrutas practicándolo y estudiándolo. Entonces, la motivación intrínseca es buena y la motivación extrínseca es buena. La clave es descubrir por qué tu equipo y tú están motivados para hacer cosas y fomentar ambos tipos de motivación.

Motivación intrínseca versus extrínseca: ¿cuál es mejor?

La principal diferencia entre la motivación intrínseca y extrínseca es que la motivación intrínseca proviene de adentro y la motivación extrínseca proviene de afuera. Sin embargo, los dos tipos de motivación pueden diferir en su nivel de eficacia. La motivación extrínseca es beneficiosa en algunos casos. Por ejemplo, trabajar para obtener una recompensa de algún tipo puede ser útil cuando necesitas completar una tarea que normalmente te resultaría desagradable.

La motivación intrínseca, sin embargo, suele ser un método a largo plazo más eficaz para lograr metas y completar tareas de una manera que te haga sentir realizado. Si bien la motivación extrínseca es útil en ciertas situaciones, eventualmente puede llevar al agotamiento o la pérdida de efectividad con el tiempo. A veces, la motivación intrínseca y extrínseca pueden trabajar juntas para ayudarte a completar una tarea.

Por ejemplo, si tienes un trabajo y estás trabajando para completar un proyecto, puedes estar extrínsecamente motivado para terminarlo y ganar un aumento, y puedes estar intrínsecamente motivado para terminarlo porque disfrutas del proyecto y quieres hacer un buen trabajo.

Lo que nos motiva es un concepto fascinante y será diferente para todos. Las personas que están intrínsecamente motivadas encuentran satisfacción con los beneficios mentales y físicos de la pérdida de peso (por ejemplo, mejoras en su estado de ánimo, energía y autoestima) en lugar de simplemente verse mejor o apaciguar a los demás.

A menudo, puede ser un motivador extrínseco que nos impulsa al principio, como cuando nuestro médico nos dice que debemos perder peso por nuestra salud, o nuestro deseo de lucir bien para un evento en unos pocos meses. Sin embargo, la investigación ha demostrado que la motivación extrínseca solo nos mantiene motivados a corto plazo, y necesitamos cambiar a la motivación intrínseca para lograr resultados a largo plazo.

Cómo usar la motivación intrínseca en el trabajo

Hay muchas formas de aplicar la motivación intrínseca en el trabajo. Por ejemplo, proporcionar y recibir comentarios positivos es una de las mejores formas de aumentar la motivación. Si estás interesado en fomentar la motivación intrínseca entre tu equipo, considera lo siguiente:

1. Para gerentes

Para apoyar la motivación intrínseca entre tu equipo, sé intencional con tus comentarios. La crítica positiva que sea específica y empoderadora ayudará a las personas a comprender tus estándares y expectativas. Además, asegúrate de no elogiar abundantemente el trabajo que no es significativo para tu equipo.

2. Para contribuyentes

Como colaborador, debes informar constantemente a los gerentes cuándo y cómo sus comentarios te ayudan a estar motivado. Además, bríndales comentarios positivos cuando tu orientación haya sido particularmente útil. Cuando brindas comentarios positivos a tus gerentes sobre lo que te motiva, los estás motivando extrínsecamente para que continúen administrándote con éxito.

Cómo usar la motivación extrínseca en el trabajo

En algunos entornos, la motivación extrínseca es necesaria para el trabajo diario. Además, las recompensas extrínsecas, como bonificaciones, comisiones y premios, son las únicas cosas que pueden promover el interés en determinadas tareas. Para utilizar con éxito la motivación extrínseca, considera lo siguiente:

1. Para gerentes

Cuando desees utilizar la motivación extrínseca como gerente, es importante ofrecer recompensas estratégicamente. Si bien las recompensas externas pueden motivar eficazmente a tu equipo a asumir un nuevo desafío, aprender una nueva habilidad o alcanzar una meta trimestral, también debes asegurarte de brindarles los recursos necesarios para emprender proyectos y habilidades que les apasionen.

2. Para contribuyentes

Trabaja por las recompensas que te agraden, pero sé consciente de tus límites y tómate descansos cuando los necesites. Asegúrate también de reservar tiempo para explorar nuevas habilidades y actividades que te interesen por el simple hecho de disfrutar o simplemente para aprender algo nuevo.

Tanto la motivación intrínseca como la extrínseca son formas importantes de conducir el comportamiento. Cuando comprendas las diferencias entre los dos tipos de motivación, también podrás comprender mejor cómo animar a las personas.

¿Por qué es importante conocer la diferencia?

Estos motivadores afectarán directamente cómo se comportan los miembros de tu equipo, cómo abordan las tareas y cómo alcanzan los objetivos. Ofrecer la forma correcta de motivación puede alentarlos a trabajar más duro, trabajar de manera más inteligente y abordar las tareas con una actitud mental más positiva.

Comprender la motivación extrínseca

La motivación extrínseca describe a una persona que se involucra en una tarea o comportamiento porque espera obtener una recompensa o quiere evitar el castigo. La motivación es completamente de tipo externo: la realización personal o el disfrute de la tarea no son factores importantes.

¿Por qué un estudiante estudia para un examen? Porque quiere obtener una puntuación alta (no porque le guste estudiar). ¿Por qué un empleado llega a tiempo al trabajo? Porque no quiere que lo despidan (no porque les guste levantarse temprano).

Comprender la motivación intrínseca

La motivación intrínseca está mucho más vinculada con un sentido de realización personal. Una persona con motivación intrínseca se involucra en una tarea o comportamiento específico porque la encuentra personalmente agradable o porque hacerlo le ayudará a desarrollar una habilidad deseada.

Por ejemplo, una persona puede ser un golfista mediocre y es poco probable que gane algún premio, pero juega al golf todas las semanas porque ama el deporte. O puede estar estudiando diligentemente un nuevo idioma, no porque le guste estudiar, sino por la satisfacción que siente cuando puede conversar con otra persona en su lengua materna.

Cuándo usar motivadores extrínsecos

Los motivadores extrínsecos pueden ser una herramienta fantástica para fomentar el compromiso y el desempeño de los empleados, pero deben usarse con moderación y en las situaciones adecuadas. Cuando se ofrece en exceso por un comportamiento que un individuo ya encuentra gratificante, el resultado puede ser una disminución del interés.

Esta situación se conoce como 'efecto de sobrejustificación' y puede resultar contraproducente. Esto se debe a que puedes hacer que una tarea que antes se consideraba agradable (motivación intrínseca existente) comience a parecer más trabajosa.  Entonces, ¿en qué situaciones deberían usarse motivadores extrínsecos?

1. Cuando quieres reforzar el comportamiento positivo

Si tu equipo ha trabajado más duro para completar un proyecto a tiempo y dentro del presupuesto, entonces un motivador extrínseco refuerza que este es un comportamiento deseable. Esto no necesariamente tiene que ser en forma de bonificación financiera.

Proporcionar comentarios y elogios específicos a menudo será suficiente. Los mensajes son una forma ideal de enviar comunicaciones específicas del equipo o de toda la empresa en respuesta a un trabajo bien hecho.

2. Cuando quieres fomentar la participación

Los empleados que tienen poco interés en una tarea pueden no sentirse motivados para participar activamente con otros miembros del equipo. Los motivadores extrínsecos pueden alentar a estas personas a involucrarse y ser más activas y vocales con sus contribuciones. Una forma fantástica de fomentar la participación es dar voz a tus empleados.

3. Cuando te gustaría que participaran en el aprendizaje o la mejora de tus habilidades

Es posible que una persona no considere mejorar o ampliar su base de conocimientos por el simple hecho de aprender. En este caso, un motivador extrínseco (como la oferta de un bono o una promoción) puede ayudar al empleado a aprovechar las oportunidades de capacitación.

Tal vez quieras conocer: Estrategias Individuales: Qué es, Enfoque, Características y Más

Cuándo usar motivadores intrínsecos

Los motivadores intrínsecos están diseñados para aumentar el sentimiento de logro y autoestima de un empleado. Los estudios han demostrado que la retroalimentación positiva es una forma efectiva de motivación intrínseca porque las expresiones de elogio refuerzan que una persona está haciendo bien su trabajo.

Pero para que esto sea efectivo, la retroalimentación debe ser específica, genuina y promover estándares realistas. Por ejemplo, “Me impresionó mucho la forma en que manejó la queja del cliente: fue cortés y empático y pudo resolver el problema de una manera que hizo que la empresa se viera bien”.

Por el contrario, un “buen trabajo” improvisado es genérico, puede parecer poco sincero y puede hacer poco para promover la motivación intrínseca. Si deseas ofrecer motivadores intrínsecos, recuerda:

  • Sé decidido al ofrecer elogios. Busca situaciones específicas en las que un miembro del equipo haya sobresalido y luego dile exactamente por qué crees que ha hecho un buen trabajo. Esto fomenta el empoderamiento de los empleados y funciona como un refuerzo positivo.
  • No elogies demasiado las tareas mundanas. Hacerlo puede ser contraproducente y reducir los niveles de motivación intrínseca de tu equipo. Una recompensa ya no es especial si la recibe todos los días o por cada tarea completada.

Cómo cultivar la motivación intrínseca

Esto se reduce a la autoexploración y la determinación de lo que realmente te importa. Sin embargo, sin siquiera darnos cuenta, a veces hacemos el cambio de estar extrínsecamente motivados a intrínsecamente motivados. Por ejemplo, puedes comenzar a cocinar comidas saludables para perder peso. Pero luego te encuentras preparando comidas saludables porque te encanta el proceso de encontrar nuevas recetas y aprender una nueva habilidad.

También puedes disfrutar llevar almuerzos al trabajo y compartir tus recetas con compañeros de trabajo. De repente, ya no estás cocinando alimentos saludables para bajar de peso, sino que estás cocinando porque disfrutas el proceso. Este es un cambio de motivación extrínseca a intrínseca y significa que es más probable que continúes cocinando comidas saludables en el futuro.

Otro ejemplo es comenzar a hacer ejercicio porque te dijeron que es bueno para el bienestar físico y mental. Pero a medida que mejoran tus niveles de condición física, comienzas a darte cuenta de que estás haciendo ejercicio porque lo amas. La sensación de correr al aire libre te da un impulso de energía y ayuda a despejar tu mente.

Es más probable que sigas corriendo, incluso cuando el clima se vuelve frío porque sabes que te hace sentir bien (motivación intrínseca). La clave para encontrar la motivación intrínseca es reflexionar sobre los beneficios internos de los cambios que estás realizando, en lugar de los externos.

La próxima vez que hagas un entrenamiento, piensa en cómo te sientes durante y después del entrenamiento. Trata de centrarte en esto, en lugar de pensar en cuántas calorías estás quemando. Es este cambio de motivadores externos a internos lo que te mantendrá al día con tus cambios saludables durante muchos años por venir.

Desafío practico

Este desafío puede ayudarte a aumentar la motivación intrínseca:

  • Empieza por crear una tabla con tres columnas en una hoja de papel con los títulos "cambio de estilo de vida", "intrínseco" y "extrínseco".
  • Tómate un momento para pensar en algunos de los cambios clave que has realizado o te gustaría hacer en tu estilo de vida. Por ejemplo, cocinar más en casa, hacer más ejercicio y reducir los alimentos procesados. Escríbelos debajo de la columna "cambio de estilo de vida".
  • Para cada cambio de estilo de vida, escribe tus razones externas o "extrínsecas" para realizar este cambio. A continuación, piensa en cómo convertir esta razón externa en una motivación interna o "intrínseca".

Este es un ejemplo de cómo podría verse tu tabla:

Motivación intrínseca y extrínseca

De ahora en adelante, cuando estés realizando alguna de las actividades anteriores, trata de concentrarte en cómo esto te hace sentir. Por ejemplo, en lugar de cocinar porque sabes que la comida es buena para ti, piensa en cómo se siente el proceso de preparar una comida para compartir con tu familia.

¿Sientes una sensación de logro al ver cómo han mejorado tus habilidades culinarias? ¿Estás disfrutando del sabor de nuevos ingredientes? ¿O el desafío de probar nuevas recetas? Trata de enfocar continuamente tu atención en estos motivadores intrínsecos. Esto te ayudará a ver el valor de realizar estos cambios por tíí mismo.

Cosas a tomar en cuenta sobre motivación intrínseca y extrínseca

Estas son algunas de las cosas a tomar en cuenta con respecto a la motivación:

  • Es importante identificar qué te motiva en tus actividades.
  • La motivación extrínseca proviene de factores externos y no durará para siempre.
  • La motivación intrínseca es participar en algo que encontramos personalmente gratificante.
  • Reflexionar sobre los beneficios internos de los cambios en el estilo de vida puede ayudarnos a pasar de los motivadores extrínsecos a los intrínsecos.

Pensamientos finales

Hemos llegado al final de la información sobre la motivación intrínseca y extrínseca. Algunas personas pueden señalar la motivación intrínseca como la forma superior porque está más estrechamente relacionada con la automotivación. La suposición es que estás menos motivado si tienes que depender de un factor externo, pero ¿es esto cierto? No necesariamente.

Echa un vistazo a: La Importancia Del Servicio Al Cliente De Calidad Para Una Empresa

Si su razón para ir a trabajar es ganar suficiente dinero para mantener a tu familia, entonces está extrínsecamente motivado, pero tu motivación para conducir en realidad puede ser más fuerte que una persona que solo va a trabajar porque disfruta de su trabajo. Tanto los motivadores intrínsecos como los extrínsecos pueden verse como poderosas herramientas de retención de empleados cuando se usan correctamente.

Está claro que la motivación de los empleados juega un papel fundamental en el éxito continuo de una empresa. Sin motivación no hay productividad. Entonces, lo mejor es implementar una variedad de motivadores intrínsecos y extrínsecos de una manera que sea efectiva, medible y duradera.

►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información