30 Tipos De Matraces De Química: Una Guía Completa

Una preocupación importante dentro de cualquier laboratorio de química es el manejo y almacenamiento de sustancias químicas independientemente del estado físico en el que se encuentren. ¡Te ayudaremos a identificar los tipos de matraces de química más comunes (o no tan comunes) que existen!

A lo largo de la historia de la química, se han empleado diferentes materiales para construir estos recipientes, aunque en general se reconoce que el vidrio es el material elegido para la mayoría de las aplicaciones. Desde tubos de ensayo simples hasta las unidades de destilación micro-Kjeldahl más complejas, el vidrio se usa en la mayoría, si no en todos para algunos campos, los experimentos químicos realizados en un laboratorio.

Si eres un investigador experimentado o un estudiante curioso tratando de descubrir el fascinante mundo de la química, estamos seguros de que encontrarás en este artículo varios detalles interesantes que podrías haber pasado por alto y que podrían ser muy útiles una vez que estés frente a tu mesa de laboratorio. Recuerda, ¡los pequeños detalles hacen grandes diferencias!, particularmente en Química experimental.

Teniendo esto en cuenta, en los siguientes párrafos, encontrarás una descripción e información útil sobre el material de vidrio de laboratorio más común que se encuentra en cualquier laboratorio. Todos ellos vienen con imágenes para que puedas identificar fácilmente esas extrañas piezas de vidrio que se encuentran en el laboratorio.

Quizás te puede interesar: 4 Programas Recomendados Para Balancear Ecuaciones Químicas

Índice De Contenidos

    Tipos de matraces

    A continuación te mostramos los tipos de matraces que puedes encontrar en un laboratorio:

    1. Matraz Erlenmeyer

    Tiene forma de cono y cuello cilíndrico, siendo también plano por la base. Sirve para contener sustancias o calentarlas, aunque la forma de este matraz también ayuda a evitar derrames de líquidos y facilita el movimiento de remolino para realizar titulaciones u otros procedimientos. La estrecha apertura de este matraz también evita la contaminación por polvo y minimiza las pérdidas por evaporación.

    Matraz Erlenmeyer

    2. Matraz aforado

    Recipiente de vidrio de fondo plano con cuello alargado y angosto que presenta una línea que define exactamente el volumen de cualquier sustancia líquida. Generalmente se emplea para preparar soluciones.

    Matraz aforado

    3. Vaso de precipitados

    Recipiente cilíndrico de fondo plano y boca ancha. Consta de graduaciones presentes que muchas veces pueden ser utilizadas como referencia de medición. Se usa comúnmente para contener sustancias, así como para calentarlas.

    Vaso de precipitados

    4. Cilindro medidor

    Es un tubo de vidrio cilíndrico y graduado que se emplea para medir con precisión el volumen de sustancias líquidas.

    Cilindro medidor

    5. Probeta

    Estos matraces son pequeños tubos cilíndricos de vidrio que tienen un extremo abierto y el otro cerrado con una forma redondeada. Se utiliza para preparar pequeñas reacciones o pruebas en él. También se utilizan comúnmente para recolectar fracciones en cromatografía en columna.

    Matraces

     6. Matraz Büchner

    Recipiente de vidrio graduado volumétricamente. Tiene un pequeño tubo lateral que sale del cuello, el cual se puede conectar a otro equipo, generalmente una bomba de vacío. Muy utilizado para realizar filtraciones al vacío junto con un embudo Büchner.

    Lee También  3 Métodos para saber si una sustancia es ácida o básica

    Matraz Büchner

    7. Matraz de fondo redondo

    Este es probablemente uno de los tipos más comunes de matraces de química. Se trata de un recipiente en forma de bola de base ancha y cuello angosto que tiene un tapón. Se utiliza cuando las sustancias contenidas deben ser agitadas, evitando derrames y evaporación de gases. Puede poseer uno, dos o tres cuellos. Son el pan y la mantequilla para establecer reacciones químicas.

    Matraces

    8. Bureta

    Recipiente graduado, generalmente de vidrio. Es un tubo largo de pequeño diámetro con una llave de paso que permite que el líquido gotee. Se utiliza para trasvasar cantidades exactas de líquidos. La aplicación más común de estos matraces son las titulaciones.

    Bureta

    9. Desecador

    No es realmente un recipiente de reacción, pero almacena productos químicos en él. se trata de un recipiente de vidrio con una tapa que permite un cierre hermético. Se utiliza para eliminar la humedad de las sustancias sólidas. Se coloca gel de sílice (desecante) en el fondo, mientras que la sustancia a secar se coloca en un plato unos centímetros por encima.

    Desecador

    10. Cristalizador

    Recipiente bajo de base plana. Se utiliza en el laboratorio para cristalizar el soluto de una solución al evaporar el solvente.

    Cristalizador

    Necesitas conocer: Matraz Volumétrico - ¿Qué Es, Cómo Funciona Y Para Qué Sirve?

    11. Matraz Fleaker

    A veces se utiliza para calentar líquidos, una pieza de material no muy común. Se asemeja a un matraz Erlenmeyer y un vaso de precipitados. Su cuerpo es cilíndrico y culmina en un cuello que se curva antes de abrirse en una abertura redondeada.

    Matraz Fleaker

    12. Matraces de dos bocas

    Estos son matraces de fondo redondo con múltiples (2-3) cuellos o entradas. Por lo general, uno se emplea para introducir o sacar productos químicos para la reacción. Los demás pueden tener múltiples usos. Se pueden conectar a un condensador para realizar reacciones en condiciones de reflujo. Puedes adjuntar un embudo de goteo. También puedes conectar una conexión con una fuente de gas inerte para trabajar en un sistema cerrado bajo argón o nitrógeno, para reacciones sensibles al aire.

    Matraces de dos bocas

    13. Matraces volumétricos de Kohlrausch

    Se utilizan para la determinación de azúcar, según el método de Kohlrausch.

    Matraces volumétricos de Kohlrausch

    14. Matraz Kjeldahl

    Se utiliza para la determinación de nitrógeno orgánico a través del método Kjedahl.

    Matraz Kjeldahl

    15. Matraz de yodo

    Se utiliza para realizar determinaciones de yodo en el análisis cuantitativo de sustancias mediante titulaciones de intercambio de electrones (oxidación-reducción) que involucran el uso de yodo (o cualquier otro químico volátil, para el caso). Es bastante similar a un matraz Erlenmeyer (¡pero significativamente más caro!), sin embargo, está equipado con una junta de cierre para evitar pérdidas parciales de yodo por evaporación, lo que daría lugar a errores en las cuantificaciones.

    Lee También  3 Métodos para saber si una sustancia es ácida o básica

    Matraz de yodo

    16. Matraz Saybolt

    Estos matraces son utilizados para la determinación de la viscosidad.

    Matraz Saybolt

    17. Matraz de Fernbach

    Es un matraz de cuello estrecho. Su forma proporciona una superficie de cultivo totalmente apta para cultivo de microorganismos, en medios líquidos. Permite un crecimiento considerablemente más rápido, debido a una mejor ventilación.

    Matraz de Fernbach

    18. Matraz Mojonnier

    Se utiliza en la determinación de grasa, la cual se extrae con una mezcla de éter etílico y éter de petróleo en un matraz Mojonnier. La grasa extraída se pone a peso constante y se expresa como porcentaje de grasa en peso.

    Matraz Mojonnier

    19. Matraz de Le Chatelier

    Se utiliza para determinar la densidad de las cosas. Generalmente se aplica para determinar la densidad de cosas como cemento hidráulico, escoria granulada de alto horno y cenizas volantes para concreto, agregados de relleno y cal.

    Matraz de Le Chatelier

    20. Matraz Schlenk

    La piedra angular del trabajo en condiciones estrictamente anhidras. Este matraz es un recipiente de reacción diseñado para realizar reacciones químicas que son sensibles al aire. Hay muchas variaciones para estos matraces, pero generalmente tiene dos cuellos o conexiones diferentes, uno diseñado para colocar los reactivos químicos y otro que es simplemente una conexión a una línea Schlenk, o fuente de un gas inerte como argón o nitrógeno.

    Matraz Schlenk

    21. Matraz Straus

    Su principal diferencia con respecto a otros matraces Schlenk es la estructura de su cuello. Dos cuellos brotan de un matraz de fondo redondo, uno de estos de mayor tamaño. El cuello de mayor tamaño culmina en una junta de vidrio pulimentado y se encuentra distribuido por el vidrio soplado con acceso directo al matraz.

    El cuello de menor tamaño viene con la rosca necesaria para enroscar una tapa de teflón perpendicular al instrumento. Los dos cuellos de su cuerpo se unen a por medio de un tubo de vidrio. La junta de vidrio pulimentado puede conectarse a un colector directamente o a través de un adaptador y una manguera. Un uso típico para estos matraces es el almacenamiento de solventes anhidros con tamices moleculares.

    Matraz Straus

    22. Matraz colector o receptor

    Es un frasco de vidrio, de cuello muy corto, cuerpo esférico y boca escarchada. Está diseñado como una pieza de vidrio en rotavapores, para recoger destilaciones de reacciones con reflujo. Por lo general, está hecho de vidrio de borosilicato.

    Matraz Colector o Receptor

    23. Matraz Florentino

    Se trata de un matraz de vidrio y de cuello largo que tiene un cuerpo esférico. Está especialmente diseñado para el calentamiento uniforme y es producido con diferentes espesores de vidrio para distintos usos. Por lo general, está hecho de vidrio de borosilicato.

    Matraz Florentino

    24. Matraz en forma de pera

    Está diseñado para un calentamiento uniforme y se produce con diferentes espesores de vidrio para distintos usos. Por lo general, está hecho de vidrio. La mayor ventaja de los clásicos matraces de fondo redondo, es que su base redondeada facilita remover su contenido sin que se pueda derramar ninguna sustancia fuera del recipiente por precaución.

    Lee También  3 Métodos para saber si una sustancia es ácida o básica

    Los matraces en forma de pera se utilizan para evaporar soluciones hasta la sequedad después de la síntesis mediante un evaporador rotatorio. La forma de 'V' redondeada de los matraces permite raspar los materiales sólidos de manera más eficiente que con un matraz de fondo redondo. Además, recolectar líquidos con una jeringa, ¡es más fácil con la forma de pera!

    Matraz en forma de pera

    25. Frascos de laboratorio

    Fabricados en vidrio de borosilicato, pueden soportar altas temperaturas y son de alta resistencia química. Estos matraces se utilizan básicamente para almacenar productos químicos y soluciones, como salmuera o soluciones de cloruro de amonio para tratamientos de reacciones acuosas.

    Frascos de laboratorio

    26. Frascos cuentagotas con pipeta

    Contienen sustancias. Disponen de gotero y por ello permiten dosificar sustancias, como disolventes orgánicos, en pequeñas cantidades.

    Frascos cuentagotas con pipeta

    27. Botellas de oxígeno Winkler

    Está hecho de vidrio transparente, tiene una tapa esmerilada y el volumen exacto está grabado en la botella. Se utiliza para la determinación del oxígeno soluble en el agua.

    Botellas de oxígeno Winkler

    28. Grandes recipientes de reacción resistentes a altas temperaturas o presiones

    Estos reactores suelen constar de dos partes: un cilindro donde se ha de introducir la mezcla de reacción y una tapa o cabezal donde suelen estar las distintas válvulas o conexiones necesarias para que se lleve a cabo la reacción, para poder controlar o vigilar los elementos de seguridad. En algunos casos, cuenta con una camisa calefactora que cumple la función de mantener el fluido a una temperatura constante, ya sea alta o baja.

    Grandes recipientes de reacción resistentes a altas temperaturas o presiones

    29. Viales para microondas

    Viales de reacción que se pueden sellar con una tapa y pueden resistir altas presiones. Se utilizan para calentar reacciones a temperaturas superiores al punto de ebullición del disolvente empleado. Esto sucede generalmente cuando se calienta usando un reactor de microondas.

    Viales para microondas

    30. Viales de HPLC

    Estos viales tienen una tapa con un tabique que se puede perforar con agujas, como las de un automuestreador de HPLC o GCMS, por lo que se utilizan para inyectar muestras en instrumentos como esos. ¡También puedes configurar reacciones químicas a pequeña escala en ellos si tienes una barra de agitación lo suficientemente pequeña!

    Viales de HPLC

    Echa un vistazo a: 15 Instrumentos Para Medir La Temperatura:

    Pensamientos finales

    Como puedes ver, la lista de matraces es sumamente larga. Prácticamente hay una botella para cada tarea que puedas imaginar. Por supuesto, realmente no necesitas todo si deseas configurar tu propio laboratorio de química en el hogar, ¡pero siempre es bueno conocerlos los instrumentos que podemos tener a la mano! ¿Te ha gustado el artículo? Hazlo saber a través de la sección de comentarios, también puedes colocar sugerencias. ¡Hasta la próxima!

    ►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER...

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información