Valor Intrínseco En Filosofía. Qué Es, Cómo Encontrarlo Y Opiniones De Los Filósofos

En la historia de la filosofía, relativamente pocos parecen haber albergado dudas sobre el concepto de valor intrínseco. Gran parte del debate sobre valor intrínseco. Tradicionalmente se ha pensado que el valor intrínseco se encuentra en el corazón de la ética. Los filósofos utilizan una serie de términos para referirse a dicho valor.

Se dice que el valor intrínseco de algo es el valor que esa cosa tiene "en sí misma", o "por sí misma", o "como tal", o "por derecho propio". El valor extrínseco es el valor que no es intrínseco. Muchos filósofos consideran que el valor intrínseco es crucial para una variedad de juicios morales.

Por ejemplo, de acuerdo con una forma fundamental de consecuencialismo, si una acción es moralmente correcta o incorrecta tiene que ver exclusivamente con si sus consecuencias son intrínsecamente mejores que las de cualquier otra acción que uno pueda realizar bajo las circunstancias.

Quizás te puede interesar: 5 Datos Curiosos de Tales de Mileto Que Pueden Interesarte.

Índice De Contenidos
  1. ¿Existe en valor intrínseco?
  2. ¿Qué tiene valor intrínseco?
    1. Platón
    2. Sócrates
    3. Aristóteles
    4. Discrepancia de opiniones
  3. ¿Qué es el valor intrínseco?
    1. Un ejemplo
    2. ¿Y cuál es la conclusión de este asunto?
    3. ¿Y a qué llegamos con esto?
    4. Visto de otra manera (GE Moore)
    5. Bodanszky y Earl Conee
    6. Brand Blanshard [1892-1987]
    7. Ewing
    8. Thomas Scanlon
  4. ¿Qué tipo de cosa puede tener un valor intrínseco?
    1. Visión general
  5. ¿Cómo se calcula el valor intrínseco?
    1. Una amenaza para el cálculo
  6. Pensamientos finales

¿Existe en valor intrínseco?

 

Muchas teorías también sostienen que lo que está bien o está mal tiene que ver, al menos en parte, con el valor intrínseco de las consecuencias de las acciones que uno puede realizar. Además, si como comúnmente se cree, uno es moralmente responsable porque se trata de una función de lo correcto o incorrecto de lo que uno hace, entonces el valor intrínseco también parecería relevante para los juicios sobre responsabilidad.

Valor intrínseco

El valor intrínseco también se toma a menudo como pertinente a los juicios sobre la justicia moral (ya sea que tenga que ver con los derechos morales o el merecimiento moral), en la medida en que es bueno que se haga justicia y malo que se niegue, en formas que parecen íntimamente ligadas a valor intrínseco.

Finalmente, se suele pensar que los juicios sobre la virtud moral y el vicio también giran en torno a cuestiones de valor intrínseco, en la medida en que las virtudes son buenas y los vicios malos, de nuevo en formas que parecen estar estrechamente relacionadas con dicho valor. Los cuatro tipos de juicios morales han sido objeto de debate desde los albores de la filosofía occidental en la antigua Grecia.

Los mismos griegos estaban especialmente preocupados por las cuestiones acerca de la virtud y el vicio, y el concepto de valor intrínseco se puede encontrar en el trabajo en sus escritos y en los escritos de los filósofos morales desde entonces. A pesar de este hecho, y bastante sorprendentemente, solo en los últimos cien años aproximadamente este concepto ha sido objeto de un escrutinio sostenido, e incluso dentro de este período relativamente breve, el escrutinio ha tenido altibajos.

¿Qué tiene valor intrínseco?

La pregunta “¿Qué es el valor intrínseco?” es más fundamental que la pregunta “¿Qué tiene valor intrínseco?”, pero históricamente se han tratado en orden inverso. Durante mucho tiempo, los filósofos parecen haber pensado que la noción de valor intrínseco es en sí misma lo suficientemente clara como para permitirles ir directamente a la cuestión de qué debe decirse que tiene valor intrínseco.

Ni siquiera se puede intentar aquí una historia resumida de lo que se ha dicho sobre este asunto, ya que el registro es muy rico. Más bien, unas pocas ilustraciones representativas deben ser suficientes:

Platón

En su diálogo Protágoras, Platón [428-347 a. C.] sostiene (a través del personaje de Sócrates, inspirado en el Sócrates real [470-399 a. C.], que fue el maestro de Platón) que, cuando las personas condenan el placer, lo hacen, no porque disfrutan de ser malos como tales, pero a causa de las malas consecuencias a menudo encuentran placer en tener.

Por ejemplo, en un momento Sócrates dice que la única razón por la que los placeres de la comida, la bebida y el sexo parecen ser malos es que provocan dolor y nos privan de placeres futuros (Platón, Protágoras, 353e). Concluye que el placer es de hecho bueno como tal y el dolor malo, independientemente de cuáles puedan ser sus consecuencias en ocasiones.

En el Timeo, Platón parece bastante pesimista acerca de estas consecuencias, ya que hace que Timeo declare que el placer es "la mayor incitación al mal" y que el dolor es algo que "disuade del bien" (Platón, Timeo, 69d). Sin embargo, Platón no piensa en el placer como el bien “más alto”.

Sócrates

En la República, Sócrates afirma que no puede haber “comunión” entre el placer “extravagante” y la virtud (Platón, República , 402e) y en el Filebo , donde Filebo argumenta que el placer es el bien supremo, Sócrates argumenta en contra, afirmando que el placer es mejor cuando va acompañado de inteligencia (Platón, Filebo , 60e).

Aristóteles

Muchos filósofos han seguido el ejemplo de Platón al declarar que el placer es intrínsecamente bueno y el dolor intrínsecamente malo. Aristóteles [384-322 a. C.], por ejemplo, él mismo alumno de Platón, dice en un momento que todos están de acuerdo en que el dolor es malo y debe evitarse, ya sea porque es malo "sin calificación" o porque de alguna manera es un “impedimento” para nosotros; agrega que el placer, siendo el “contrario” de lo que debe ser evitado, es por lo tanto necesariamente un bien (Aristóteles, Ética a Nicómaco, 1153b).

En el transcurso de los más de dos mil años desde que se escribió esto, este punto de vista ha sido respaldado con frecuencia. Al igual que Platón, Aristóteles no considera que el placer y el dolor sean las únicas cosas intrínsecamente buenas y malas, aunque algunos han sostenido que así es.

Esta visión más restrictiva, a menudo llamada hedonismo, ha tenido defensores desde la época de Epicuro [341-271 a. C.]. Quizás las interpretaciones más completas se encuentren en las obras de Jeremy Bentham [1748–1832] y Henry Sidgwick [1838–1900]; quizás su proponente más famoso sea John Stuart Mill [1806–1873].

Discrepancia de opiniones

La mayoría de los filósofos que han escrito sobre la cuestión de qué tiene valor intrínseco no han sido hedonistas; como Platón y Aristóteles, han pensado que algo además del placer y el dolor tiene un valor intrínseco. Una de las listas más completas de bienes intrínsecos que alguien haya sugerido es la proporcionada por William Frankena (Frankena 1973, pp. 87-88): vida, conciencia y actividad; salud y fuerza; placeres y satisfacciones de todas o ciertas clases; felicidad, bienaventuranza, contentamiento, entre otros.

Verdad; conocimiento y opiniones verdaderas de varias clases, entendimiento, sabiduría; belleza, armonía, proporción en los objetos contemplados; experiencia estética; disposiciones o virtudes moralmente buenas; afecto mutuo, amor, amistad, cooperación; justa distribución de bienes y males; armonía y proporción en la propia vida; poder y experiencias de logro; autoexpresión; libertad; paz, seguridad; aventura y novedad; y buena reputación, honor, estima, entre otros.

Presumiblemente, podría proporcionarse una lista correspondiente de males intrínsecos. Casi cualquier filósofo que alguna vez haya abordado la cuestión de qué tiene valor intrínseco encontrará su respuesta representada de alguna manera por uno o más. El propio Frankena señala que no incluye explícitamente en su lista la comunión con, el amor y el conocimiento de Dios que ciertos filósofos creen que es el bien supremo, ya que los considera bajo los títulos de "conocimiento" y "amor".

Una omisión notoria de la lista de Frankena, sin embargo, es la opinión cada vez más popular de que ciertas entidades o cualidades ambientales tienen un valor intrínseco (aunque Frankena puede afirmar nuevamente que estos están representados implícitamente por uno o más elementos que ya están en la lista). Algunos encuentran valor intrínseco, por ejemplo, en ciertos ambientes “naturales” (áreas salvajes que no han sido tocadas por la mano humana).

Supón que te enfrentas a una propuesta de lista de bienes intrínsecos. Sería natural preguntar cómo podrías evaluar la precisión de la lista. ¿Cómo puedes saber si algo tiene valor intrínseco o no? En un nivel, esta es una cuestión epistemológica de la que este artículo no se ocupará. Sin embargo, en otro nivel, esta es una pregunta conceptual, porque no podemos estar seguros de que algo tenga un valor intrínseco a menos que entendamos qué significa en realidad este hecho.

¿Qué es el valor intrínseco?

El concepto de valor intrínseco se ha caracterizado anteriormente en términos del valor que algo tiene “en sí mismo”, o “por sí mismo”, o “como tal”, o “por derecho propio”. La costumbre ha sido no distinguir entre los significados de estos términos, pero veremos que hay razones para pensar que, de hecho, puede haber más de un concepto en cuestión aquí.

Por el momento, sin embargo, ignoremos esta complicación y concentrémonos en lo que significa decir que algo es valioso por sí mismo en lugar de ser valioso por algo más con lo que está relacionado de alguna manera. Tal vez sea más fácil captar esta distinción a modo de ilustración.

Un ejemplo

Supón que alguien te preguntara si es bueno ayudar a otros en tiempos de necesidad. A menos que sospecharas algún tipo de truco, responderías: "Sí, por supuesto". Si esta persona te preguntara por qué es bueno actuar de esta manera, podrías decir que es bueno ayudar a otros en tiempos de necesidad simplemente porque es bueno que sus necesidades sean satisfechas.

Si luego te preguntaran por qué es bueno que se satisfagan las necesidades de las personas, es posible que te quedes perplejo. Es posible que te sientas inclinado a decir: "Simplemente es". O puedes aceptar la legitimidad de la pregunta y decir que es bueno que se satisfagan las necesidades de las personas porque esto les produce placer.

Pero entonces, por supuesto, tu interlocutor podría preguntar una vez más: "¿Qué tiene eso de bueno?" Tal vez en este punto responderías: “Simplemente es bueno que la gente esté complacida”, y así poner fin a esta línea de cuestionamiento. O tal vez tratarías nuevamente de explicar el hecho de que es bueno que la gente esté complacida en términos de otra cosa que consideras buena.

En algún momento, sin embargo, tendrías que poner fin a las preguntas, no porque te hayas cansado de ellas (aunque esa es una posibilidad clara), sino porque te verías obligado a reconocer que, si una cosa deriva su bondad de alguna otra cosa, que deriva su bondad de una tercera cosa, y así sucesivamente, debe llegar un punto en el que se llega a algo cuya bondad no se deriva de esta manera, algo que “simplemente es” bueno por derecho propio, algo cuya bondad es la fuente y, por lo tanto, explica la bondad que se encuentra en todas las demás cosas que le preceden en la lista.

¿Y cuál es la conclusión de este asunto?

Es en este punto que habrás llegado a la bondad intrínseca (cf. Aristóteles, no porque te hubieras cansado de ellos (aunque esa es una posibilidad clara), sino porque te verías obligado a reconocer que, si una cosa deriva su bondad de alguna otra cosa, que deriva su bondad de una tercera cosa, y así sucesivamente, debes llegar un punto en el que se llega a algo cuya bondad no se deriva de esta manera, algo que “simplemente es” bueno por derecho propio, algo cuya bondad es la fuente y, por lo tanto, explica la bondad de ser.

Lo que es intrínsecamente bueno es no derivativamente bueno; es bueno por sí mismo. Lo que no es intrínsecamente bueno pero extrínsecamente bueno es derivativamente bueno; es bueno, no (en lo que se refiere a su valor extrínseco) por sí mismo, sino por algo más que es bueno y con lo que está relacionado de alguna manera. El valor intrínseco tiene así cierta prioridad sobre el valor extrínseco.

El último se deriva o refleja el primero y debe explicarse en términos del primero. Es por esta razón que los filósofos han tendido a centrarse en particular en el valor intrínseco. La explicación que acabamos de dar de la distinción entre valor intrínseco y extrínseco es aproximada, pero debería servir como punto de partida. Sin embargo, ciertas complicaciones deben reconocerse de inmediato.

En primer lugar, existe la posibilidad, mencionada anteriormente, de que los términos tradicionalmente utilizados para referirse al valor intrínseco en realidad se refieran a más de un concepto; nuevamente, esto se abordará más adelante (en esta sección). Otra complicación es que, de hecho, puede no ser exacto decir que todo lo que es intrínsecamente bueno es no derivativamente bueno; algún valor intrínseco puede ser derivado.

Se reconoce casi universalmente entre los filósofos que todo valor es "superveniente" o "basado en" en ciertas características no valorativas de la cosa que tiene valor. Aproximadamente, lo que esto significa es que, si algo tiene valor, tendrá este valor en virtud de ciertas características no valorativas que tiene; su valor se puede atribuir a estas características.

Un ejemplo

El valor de ayudar a otros en momentos de necesidad podría atribuirse al hecho de que tal comportamiento tiene la característica de estar causalmente relacionado con ciertas experiencias placenteras inducidas en quienes reciben la ayuda. Supongamos que aceptamos esto y aceptamos también que las experiencias en cuestión son intrínsecamente buenas. Al decir esto, estamos tomando el valor de las experiencias como no derivado. No obstante, bien podemos tomar este valor, como todo valor, ser superveniente o fundado en algo.

En este caso, probablemente simplemente atribuiríamos el valor de las experiencias a que tienen la característica de ser placenteras. Esto pone de manifiesto el punto sutil pero importante de que la cuestión de si algún valor es derivado es distinta de la cuestión de si es superveniente.

Incluso el valor no derivado (valor que algo tiene por derecho propio; valor que, de alguna manera, no es atribuible al valor de cualquier otra cosa) suele entenderse como superveniente de ciertas características no valorativas de la cosa que tiene valor (y, por lo tanto, atribuible, de manera diferente, a estas características).

¿Y a qué llegamos con esto?

Para repetir: todo lo que es intrínsecamente bueno es no derivativamente bueno. Sin embargo, sería un error afirmar lo contrario de esto y decir que todo lo que es bueno no derivadamente es intrínsecamente bueno. Como se entiende tradicionalmente “valor intrínseco”, se refiere a una forma particular de ser no derivativamente bueno; hay otras formas en las que algo podría ser no derivativamente bueno.

Un ejemplo

Supón que tu interlocutor te pregunta si es bueno comer y beber con moderación y hacer ejercicio regularmente. De nuevo, dirías: “Sí, por supuesto”. Si se te pregunta por qué, dirías que se debe a que tal comportamiento promueve la salud. Si se te pregunta qué tiene de bueno estar saludable, puedes citar algo más cuya bondad explicaría el valor de la salud, o simplemente puedes decir: "Estar saludable es simplemente una buena manera de estarlo".

Si esta última fuera tu respuesta, estarías indicando que consideras que la salud es no derivativamente buena de alguna manera. ¿De qué manera, sin embargo? Bueno, tal vez estarías pensando en la salud como algo intrínsecamente bueno. Pero tal vez no.

Supongamos que lo que quieres decir es que estar saludable simplemente es “bueno para” la persona que está saludable (en el sentido de que a cada persona le interesa estar saludable), de modo que el hecho de que John esté saludable es bueno para John, el hecho de que Jane esté saludable es bueno para él. Bien por Jane, y así sucesivamente.

Por lo tanto, estarías atribuyéndole un tipo de valor de interés no derivado al hecho de que John está sano y, sin embargo, sería perfectamente consistente para ti negar que el hecho de que John esté sano es intrínsecamente bueno. Si John fuera un villano, bien podrías negarlo. De hecho, es posible que desees insistir en que, a la luz de su villanía, su salud es intrínsecamente mala, aunque reconoces que su salud es buena para él.

Si dijeras esto, estarías indicando que suscribes la opinión común de que el valor intrínseco es un valor no derivado de algún tipo peculiarmente moral.

Visto de otra manera (GE Moore)

Veamos ahora si esta descripción aún aproximada del valor intrínseco puede precisarse más. Uno de los primeros escritores en preocuparse por la cuestión de qué es exactamente lo que está en juego cuando atribuimos un valor intrínseco a algo fue GE Moore [1873-1958]. En su libro Principia Ethica, Moore se pregunta si el concepto de valor intrínseco (o, más concretamente, el concepto de bondad intrínseca, en el que tendía a centrarse) es analizable.

Al plantear esta pregunta, tiene en mente un tipo particular de análisis, que consiste en “descomponer” un concepto en conceptos componentes más simples. (Un ejemplo de un análisis de este tipo es el análisis del concepto de ser una zorra en términos de los conceptos de ser un zorro y ser hembra.) Su propia respuesta a la pregunta es que el concepto de bondad intrínseca es no susceptible de tal análisis (Moore 1903, cap. 1).

En lugar de análisis, Moore propone cierto tipo de experimento mental tanto para llegar a comprender mejor el concepto como para llegar a una decisión sobre lo que es intrínsecamente bueno. Nos aconseja considerar qué cosas son tales que, si existieran por sí mismas “en absoluto aislamiento”, juzgaríamos que su existencia es buena; de esta manera, podremos ver mejor lo que realmente da cuenta del valor que hay en nuestro mundo.

Un ejemplo

Por ejemplo, si tal experimento mental lo lleva a concluir que todo y solo el placer sería bueno en forma aislada, y todo y solo el dolor malo, sería un hedonista. El propio Moore considera increíble que alguien, pensando con claridad, llegará a esta conclusión.

Él dice que implica que digamos que un mundo en el que solo existía el placer, un mundo sin ningún conocimiento, amor, disfrute de la belleza o cualidades morales, es mejor que un mundo que contenía todas estas cosas pero en el que existía un poco menos de placer. (Moore 1912, pág. 102). Tal punto de vista lo encuentra absurdo.

Independientemente de los méritos de esta prueba de aislamiento, no queda claro exactamente por qué Moore considera que el concepto de bondad intrínseca no es analizable. En un momento ataca la opinión de que puede analizarse completamente en términos de conceptos "naturales", es decir, la opinión de que podemos descomponer el concepto de ser intrínsecamente bueno en los conceptos más simples de ser A, ser B o ser C…, donde estos conceptos componentes son todos puramente descriptivos en lugar de evaluativos.

Algo que discute Moore es esto: que algo sea intrínsecamente bueno es que sea algo que deseamos desear. Argumenta que cualquier análisis de este tipo debe ser rechazado, ya que siempre será inteligible preguntar si (y, presumiblemente, para negar que) es bueno que algo sea A, B, C,…, lo que no sería el caso si el análisis fuera exacto.

Incluso si este argumento tiene éxito (un asunto complicado sobre el cual existe un desacuerdo considerable), por supuesto que no establece la afirmación más general de que el concepto de bondad intrínseca no es analizable en absoluto, ya que deja abierta la posibilidad de que este concepto sea analizable en términos de otros conceptos, algunos o todos los cuales no son "naturales" sino evaluativos.

Aparentemente, Moore piensa que su objeción funciona igual de bien cuando uno o más de los conceptos componentes A, B, C,…, son evaluativos; pero, de nuevo, muchos cuestionan la contundencia de su argumento. De hecho, varios filósofos han propuesto análisis de este tipo.

Tal vez quieras conocer: 11 Datos Curiosos De Platón Que Muchos Desconocen.

Bodanszky y Earl Conee

Por ejemplo, Roderick Chisholm [1916-1999] ha argumentado que la prueba de aislamiento de Moore, de hecho, proporciona la base para un análisis del concepto de valor intrínseco. Formula un punto de vista según el cual (para poner las cosas en términos generales) decir que un estado de cosas es intrínsecamente bueno o malo es decir que es posible que su bondad o maldad constituya toda la bondad o maldad que hay en el mundo (Chisholm 1978).

Eva Bodanszky y Earl Conee han atacado la propuesta de Chisholm, mostrando que es, en sus detalles, inaceptable. Sin embargo, la idea general de que un estado intrínsecamente valioso es aquel que de alguna manera podría dar cuenta de todo el valor del mundo es sugestiva y prometedora; si pudiera formularse adecuadamente, revelaría una característica importante de valor intrínseco que nos ayudaría a comprender mejor el concepto. Regresaremos a este punto. En lugar de seguir esa línea de pensamiento, el mismo Chisholm respondió (Chisholm 1981) de una manera diferente a Bodanszky y Conee.

Pasó de lo que podría llamarse una teoría ontológica de la versión de la prueba de aislamiento de Moore, el intento de comprender el valor intrínseco de un estado en términos del valor que tendría si fuera el único estado valioso en existencia, a una versión intencional de esa prueba, el intento de comprender el valor intrínseco de un estado en términos del tipo de actitud que convendría tener si uno fuera a contemplar el estado valioso como tal, sin referencia a las circunstancias o consecuencias.

Este nuevo análisis, de hecho, refleja una idea general que tiene una rica historia. Franz Brentano [1838–1917], CD Broad [1887–1971], WD Ross [1877–1971] y AC Ewing [1899–1973], entre otros, han afirmado, de forma más o menos calificada, que el concepto de bondad intrínseca es analizable en términos de la idoneidad de alguna actitud “pro” (es decir, positiva) (Brentano 1969, p. 18; Broad 1930, p. 283; Ross 1939, pp. 275–76; Ewing 1948, p. 152).

Tal análisis, que se ha dado en llamar “el análisis de la actitud adecuada” del valor, está respaldado por la observación mundana de que, en lugar de decir que algo es bueno, a menudo decimos que es valioso, lo que en sí mismo sólo significa que conviene valorar la cosa en cuestión. Parecería, pues, muy natural suponer que para que algo sea intrínsecamente bueno simplemente debe ser tal que convenga valorarlo por sí mismo.

“Encajar” aquí a menudo se entiende como un tipo particular de idoneidad moral, de acuerdo con la idea de que el valor intrínseco es un tipo particular de valor moral. El punto subyacente es que aquellos que valoran por sí mismos lo que es intrínsecamente bueno evidencian así una especie de sensibilidad moral. Aunque sin duda atractivo, este análisis puede ser y ha sido cuestionado.

Brand Blanshard [1892-1987]

Brand Blanshard argumenta que el análisis debe rechazarse porque, si preguntamos por qué algo es tal que es adecuado valorarlo por sí mismo, la respuesta es que este es el caso precisamente porque la cosa en cuestión es intrínsecamente buena; esta respuesta indica que el concepto de bondad intrínseca es más fundamental que el de la idoneidad de alguna actitud pro, lo que es inconsistente con el análisis de la primera en términos de la segunda (Blanshard 1961, pp. 284-86).

Ewing

Ewing y otros se han resistido al argumento de Blanshard, sosteniendo que lo que fundamenta y explica que algo sea valioso no es que sea bueno, sino que tiene cualquier propiedad sin valor de la que sobreviene su bondad; afirman que es debido a esta propiedad subyacente que la cosa en cuestión es “tanto” buena como valiosa (Ewing 1948, pp. 157 y 172).

Thomas Scanlon

Thomas Scanlon llama a esta explicación de la relación entre el valor, la bondad y las propiedades subyacentes una explicación de pasarse la pelota, ya que “pasa la pelota” de explicar por qué algo es tal que conviene valorarlo desde su bondad hasta alguna propiedad que subyace a su bondad (Scanlon 1998). Si tal cuenta es aceptable ha sido objeto de un intenso debate recientemente.

Muchos, como Scanlon, respaldan pasar la pelota; algunos, como Blanshard, se oponen a hacerlo. Si tal explicación es aceptable, entonces el análisis de Ewing sobrevive al desafío de Blanshard; pero por lo demás no. (Nótese que uno podría respaldar pasar la pelota y, sin embargo, rechazar el análisis de Ewing por alguna otra razón. Por lo tanto, una persona que pasa la pelota puede, pero no necesita, aceptar el análisis.

De hecho, hay razones para pensar que el propio Moore es una persona que pasa la pelota, aunque considera inanalizable el concepto de bondad intrínseca (cf. Olson 2006). Incluso si el argumento de Blanshard tiene éxito y la bondad intrínseca no debe analizarse en términos de la idoneidad de alguna actitud pro, aún podría ser que exista una correlación estricta entre que algo sea intrínsecamente bueno y que sea apropiado valorarlo por sí mismo.

¿Qué tipo de cosa puede tener un valor intrínseco?

Entre aquellos que no dudan de la coherencia del concepto de valor intrínseco hay una considerable diferencia de opinión acerca de qué tipo o tipos de entidades pueden tener tal valor. Moore no aborda explícitamente este tema, pero sus escritos muestran que tiene una visión liberal al respecto.

Hay momentos en los que habla de objetos individuales (por ejemplo, libros) como si tuvieran un valor intrínseco, otros cuando habla de la conciencia de los objetos individuales (o de sus cualidades) como si tuvieran un valor intrínseco, otros cuando habla de la existencia de objetos individuales como si tuvieran valor intrínseco.

También, cuando habla de tipos de objetos individuales como si tuvieran valor intrínseco, y otros más cuando habla de estados de objetos individuales como si tuvieran valor intrínseco. Moore parecería así ser un “pluralista” en cuanto a los portadores de valor intrínseco. Otros adoptan un enfoque más conservador, "monista", según el cual solo hay un tipo de portador de valor intrínseco.

Considera, por ejemplo, la larga lista de bienes intrínsecos de Frankena: vida, conciencia, entre otros. ¿A qué tipo de entidad se refieren estos términos? Se han dado varias respuestas. Algunos (como Panayot Butchvarov) afirman que son las propiedades las portadoras del valor intrínseco (Butchvarov 1989, pp. 14-15).

Desde este punto de vista, la lista de Frankena implica que son las propiedades de estar vivo, ser consciente, entre otras, las que son intrínsecamente buenas. Otros (como Chisholm) afirman que se trata de estados de cosas que son los portadores del valor intrínseco (Chisholm 1968-69, 1972, 1975).

Desde este punto de vista, la lista de Frankena implica que son los estados de cosas de alguien (o algo) que está vivo, alguien que está consciente, entre otros, los que son intrínsecamente buenos. Aún otros (como Ross) afirman que son hechos que son los portadores del valor intrínseco (Ross 1930).

Desde este punto de vista, la lista de Frankena implica que son los hechos de que alguien (o algo) está vivo, que alguien está consciente, entre otros, los que son intrínsecamente buenos. La diferencia entre los puntos de vista de Chisholm y Ross parecería ser la siguiente: mientras que Chisholm atribuiría un valor intrínseco incluso a estados de cosas que no se dan, como el de que todos sean felices, Ross atribuiría tal valor solo a estados de cosas que obtener.)

Visión general

Los ontólogos suelen dividir las entidades en dos clases fundamentales, las abstractas y las concretas. Desafortunadamente, no hay consenso sobre cómo se debe establecer esta distinción. La mayoría de los filósofos clasificaría los tipos de entidades que acabamos de mencionar (propiedades, estados de cosas y hechos) como abstractas.

Así, queda entendido que la afirmación de que el valor intrínseco lo soportan tales entidades debe distinguirse de la afirmación de que lo soportan otras entidades estrechamente relacionadas que a menudo se clasifican como concretas. Por ejemplo, recientemente se ha sugerido que son los tropos los que tienen un valor intrínseco.

Se supone que los tropos son una especie de propiedad particularizada, una especie de instancia de propiedad (en lugar de simplemente una propiedad). Así, la blancura particular de una determinada hoja de papel debe distinguirse, desde este punto de vista, de la propiedad de la blancura. También se ha sugerido que son los estados, entendidos como una especie de instancia de estados de cosas, los que tienen valor intrínseco.

¿Cómo se calcula el valor intrínseco?

En nuestras evaluaciones del valor intrínseco, a menudo, y comprensiblemente, nos preocupa no solo si algo es bueno o malo, sino también qué tan bueno o malo es. Llegar a una respuesta a la última pregunta no es sencillo. Al menos tres problemas amenazan con socavar el cálculo del valor intrínseco.

En primer lugar, existe la posibilidad de que la relación de mejora intrínseca no sea transitiva (es decir, la posibilidad de que algo A sea intrínsecamente mejor que otra cosa B, que a su vez sea intrínsecamente mejor que una tercera cosa C y, sin embargo, A no sea intrínsecamente mejor que C).

A pesar de la suposición muy natural de que esta relación es transitiva, se ha argumentado que no lo es. Si este fuera el caso, complicaría seriamente las comparaciones y, por lo tanto, las evaluaciones del valor intrínseco.

En segundo lugar, existe la posibilidad de que ciertos valores sean inconmensurables. Por ejemplo, Ross en un momento afirma que es imposible comparar la bondad del placer con la de la virtud. Mientras que en lo correcto y lo bueno había sugerido que el placer y la virtud podían medirse en la misma escala de bondad.

En Fundamentos de la ética declara que esto es imposible, ya que (afirma) implicaría que el placer de cierta intensidad, disfrutado por un número suficiente de personas o por un tiempo suficiente, contrarrestaría la virtud poseída o manifestada solo por un pequeño número de personas o solo por un corto tiempo; y esto lo declara increíble.

Pero aquí hay algo de confusión. Al afirmar que la virtud y el placer son inconmensurables por la razón dada, Ross presumiblemente quiere decir que no pueden medirse en la misma escala de proporción. Una escala de razón es aquella que tiene una unidad arbitraria pero un punto cero fijo. La masa y la longitud se miden de manera estándar en escalas de razón.

Pero la inconmensurabilidad en una escala de razón no implica la inconmensurabilidad en todas las escalas: una escala ordinal, por ejemplo. Una escala ordinal es simplemente aquella que proporciona un orden para la cantidad en cuestión, como la medida de la fuerza del brazo que proporciona una competencia de lucha de brazos. Los comentarios de Ross indican que, de hecho, cree que la virtud y el placer son proporcionales.

En una escala ordinal, ya que parece suscribir la visión archipuritana de que cualquier cantidad de virtud es intrínsecamente mejor que cualquier cantidad de placer. Esta visión es solo un ejemplo de la tesis de que algunos bienes son “superiores” a otros, en el sentido de que cualquier cantidad de los primeros es mejor que cualquier cantidad de los segundos.

Una amenaza para el cálculo

Existe una tercera amenaza, aún más radical, para el cálculo del valor intrínseco. Aparte de cualquier preocupación por la conmensurabilidad de los valores, Moore afirma que no existe una fórmula fácil para la determinación del valor intrínseco de los todos complejos debido a la verdad de lo que él llama el "principio de las unidades orgánicas". De acuerdo con este principio, el valor intrínseco de un todo no debe asumirse como la suma de los valores intrínsecos de sus partes.

Como ejemplo de unidad orgánica, Moore da el caso de la conciencia de un objeto hermoso; dice que esto tiene un gran valor intrínseco, aunque la conciencia como tal y el objeto hermoso como tal tienen comparativamente poco o ningún valor intrínseco. Si el principio de las unidades orgánicas es verdadero, entonces hay pocas esperanzas de un enfoque sistemático para el cálculo del valor intrínseco.

Aunque el principio descarta explícitamente solo la suma como método de cálculo, las observaciones de Moore sugieren fuertemente que no existe una relación entre las partes de un todo y el todo mismo que se mantenga en general y en términos de la cual se pueda calcular el valor de este último, agregando (ya sea por suma o por algún otro medio) los valores de los primeros.

Pensamientos finales

Un punto final. A veces se dice que no puede haber valor extrínseco sin valor intrínseco. Este pensamiento admite varias interpretaciones. Primero, podría significar que nada puede ocurrir que sea extrínsecamente bueno a menos que ocurra algo más que sea intrínsecamente bueno, y que nada puede ocurrir que sea extrínsecamente malo a menos que ocurra algo más que sea intrínsecamente malo.

Echa un vistazo a: 7 Datos Curiosos De Sócrates Que Muchas Personas Ignoran.

En segundo lugar, podría significar que nada puede ocurrir que sea extrínsecamente bueno o extrínsecamente malo a menos que ocurra algo más que sea intrínsecamente bueno o intrínsecamente malo. En ambas interpretaciones, la tesis es dudosa. Supongamos que nadie aprecia nunca la belleza de la obra maestra de Leonardo, y que nunca ocurre nada más que sea intrínsecamente bueno o malo; aun así, se puede decir que su pintura es inherentemente buena.

O supongamos que la aspirina evita que su dolor comience y, por lo tanto, inhibe la ocurrencia de algo intrínsecamente malo, pero nunca ocurre nada más que sea intrínsecamente bueno o malo; aun así, se puede decir que tomar la aspirina es bueno. En una tercera interpretación, sin embargo, la tesis podría ser cierta. Esa interpretación es esta: nada puede ocurrir que sea extrínsecamente bueno o extrínsecamente neutral o extrínsecamente malo a menos que ocurra algo más que sea intrínsecamente bueno o intrínsecamente neutral o intrínsecamente malo.

►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información