Como Afecta El Carbono Al Medio Ambiente

La emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, como resultado de actividades humanas, es actualmente uno de los mayores problemas relacionados con el cambio climático. Esto se debe a que el dióxido de carbono contribuye al aumento de temperatura global y también genera graves efectos en el medio ambiente. El exceso de carbono en la atmósfera genera un desequilibrio en la cantidad de calor que se refleja desde la superficie terrestre hacia el espacio exterior. Esto significa que la radiación solar entrante es absorbida por el aire y se mantiene cerca de la superficie terrestre, lo que provoca cambios en los patrones tradicionales de clima y temperatura.

Además de esto, el calentamiento global también afecta la distribución de la tierra, el agua, el suelo y la biodiversidad, afectando la vida de millones de personas alrededor del mundo. El nivel de dióxido de carbono también puede tener consecuencias directas sobre la salud humana, ya que el aumento de la temperatura promueve cambios en la contaminación del aire y el transporte de material particulado en suspensión. Esto tiene un impacto negativo sobre nuestra salud debido al aumento en enfermedades respiratorias, problemas cardiovasculares, diferentes tipos de alergias y otras enfermedades crónicas.

Los gases de efecto invernadero también afectan el alcance de los rayos ultravioleta, lo que promueve la aceleración de la destrucción de la capa de ozono. Esto puede provocar graves daños a la flora y fauna locales, así como cambios en la composición química de los océanos. Otro efecto importante de esta sobreexposición a la radiación ultravioleta es el aumento de aquellos trastornos asociados con el sol tales como el melanoma y otros cánceres cutáneos.

Es por esto que el control de las emisiones de gases de efecto invernadero es esencial para nuestra supervivencia a largo plazo y es necesario tomar acciones para reducir el impacto de este problema en el medio ambiente.

Índice De Contenidos
  1. Recomendaciones
  2. La huella de carbono de la tecnología está acabando con el medio ambiente
  3. ¿Qué es la huella de carbono? ¿Cómo puedes reducir tu impacto ambiental? | Futuro Sostenible
  4. ¿De qué formas el dióxido de carbono afecta el equilibrio ecológico?
  5. ¿Cuales son los efectos del cambio climático en el medio ambiente causado por el exceso de emisiones de carbono?
  6. ¿Cuáles son las principales industrias más contaminantes de carbono?
  7. ¿Cuales son las mejores soluciones para reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmosfera?
  8. ¿Qué es el Protocolo de Kioto y qué impacto tiene para la reducción de emisiones de carbono?
  9. ¿Cuáles son los beneficios ecológicos de la reforestación como medida para contrarrestar las emisiones de carbono?
  10. ¿Cuales son las consecuencias de la deforestación en el equilibrio de gases en la atmósfera?
  11. Conclusión

Recomendaciones

  1. Entender el papel del carbono en el ambiente: El carbono es un elemento fundamental para el funcionamiento de todos los sistemas vitales en la Tierra, incluido el medio ambiente. Está presente en los sistemas ecológicos como los animales, plantas, suelo y atmósfera. El carbono se mueve libremente entre estos sistemas y es responsable del transporte de energía.
  2. Explorar cómo el cambio climático afecta al medio ambiente: El cambio climático es un aumento general de las temperaturas en la Tierra. Esto afecta a todos los sistemas ecológicos, ya que el cambio climático altera los patrones de precipitación, la temperatura, los vientos y otros factores que pueden afectar a los patrones de vida natural. Esto puede afectar a la salud humana, así como a la biodiversidad y los ecosistemas.
  3. Comprender el papel de los gases de efecto invernadero en el cambio climático: Los gases de efecto invernadero (GEI) son gas que contribuyen a la retención del calor en la atmósfera. Los GEI se producen naturalmente, pero también por los humanos a través de actividades como quemar combustibles fósiles o talar bosques. El dióxido de carbono es el principal GEI emitido por los humanos.
  4. Examinar cómo el dióxido de carbono afecta al medio ambiente: Cuando el dióxido de carbono (CO2) se libera en la atmósfera, absorbe el calor y retiene el calor, lo que provoca un "efecto invernadero". Esto significa que aumenta la temperatura del planeta. Esta alta temperatura afecta a los ecosistemas y a la salud humana, ya que los cambios climáticos pueden afectar directamente a los patrones de vida natural.
  5. Considerar los efectos del cambio climático: El cambio climático puede tener graves consecuencias para los ecosistemas y la salud humana. Esto incluye eventos climáticos extremos como sequías, inundaciones, ciclones tropicales y sequías prolongadas, además de un aumento en la temperatura general de la Tierra. Estos eventos pueden causar daños en los ecosistemas, las personas y la economía.
  6. Comprender cómo combatir el cambio climático: Para combatir el cambio climático, es necesario reducir la cantidad de gases de efecto invernadero que se emite. Esto se puede lograr mediante el uso de energías renovables, la reducción del uso de combustibles fósiles, la protección de los bosques y la restauración de los ecosistemas. También es importante educar a las personas sobre el tema.

La huella de carbono de la tecnología está acabando con el medio ambiente

¿Qué es la huella de carbono? ¿Cómo puedes reducir tu impacto ambiental? | Futuro Sostenible

¿De qué formas el dióxido de carbono afecta el equilibrio ecológico?

El dióxido de carbono es uno de los gases de efecto invernadero más importantes para el equilibrio ecológico, ya que forma parte de la cadena alimentaria sobre la cual se sustentan y desarrollan la mayoría de los organismos en el planeta. El dióxido de carbono (CO2) proviene principalmente de la combustión de carbón, petróleo y gas natural, y es emitido cuando se abandonan los árboles, ya que la deforestación es una de sus principales causas de emisión. Esta actividad tiene un impacto negativo en la naturaleza, ya que las plantas son las encargadas de convertir el dióxido de carbono en dióxido de nitrógeno y oxígeno, lo que luego ayuda a mantener el equilibrio atmosférico en el planeta.

Una de las formas principales en que el dióxido de carbono afecta el equilibrio ecológico es a través del calentamiento global. El dióxido de carbono se acumula en la atmósfera y ayuda a retener el calor de la tierra, lo que lleva a un incremento en la temperatura. Esto amenaza la supervivencia de muchas especies de animales y plantas, ya que puede provocar la destrucción de su hábitat, la extinción de etapas críticas en su ciclo de vida, o simplemente el aumento de la presión sobre ellos para adaptarse a los cambios en el clima.

Otro efecto importante para el equilibrio ecológico es el cambio en los niveles de pH del océano. El aumento de la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera también lo hace en el océano, aumentando su acidez, lo que afecta tanto a la vida marina como a los seres humanos. El aumento del dióxido de carbono en el agua es perjudicial para los peces, las algas, las estructuras coralinas, entre otros tipos de vida marina, ya que interfiere en su sistema de protección y reproducción. Por otra parte, los humanos dependen de la vida marina para alimentos, medicamentos, trabajos, entre otros.

Además, el dióxido de carbono presente en la atmósfera interactúa con los rayos ultravioleta del sol de formas en que pueden tener un impacto significativo en el ecosistema. Esto se debe a que el dióxido de carbono absorbe los rayos ultravioleta, bloqueando la luz solar, lo que reduce la cantidad de luz solar que llega a la tierra. Esto evita que ciertas cosechas crezcan adecuadamente y obliga a los seres humanos y a otros organismos a encontrar nuevas fuentes de alimentos.

En resumen, el dióxido de carbono tiene un gran impacto negativo en el equilibrio ecológico, tanto en lo que respecta al calentamiento global y la destrucción de hábitats, como en los cambios en los niveles de pH de los océanos y la interacción con los rayos ultravioleta de sol. Estos efectos afectan la tierra, a los humanos y a los demás seres vivos directa o indirectamente, lo que demuestra cuán importante es el dióxido de carbono para el planeta.

¿Cuales son los efectos del cambio climático en el medio ambiente causado por el exceso de emisiones de carbono?

El cambio climático está ocurriendo actualmente debido al exceso de emisiones de carbono que la humanidad ha generado. Estas emisiones provienen principalmente del uso de combustibles fósiles para transporte, industrias y actividades domésticas.
Estas emisiones de CO2 afectan el balance natural de gases de la atmósfera e incrementan los niveles de dióxido de carbono en el aire. Esto significa que la atmósfera absorbe una cantidad mayor de radiación solar a la que normalmente lo haría, causando un calentamiento a gran escala en la superficie de la Tierra. Esto se conoce como el efecto invernadero y es el responsable directo del aumento de las temperaturas globales.
Los efectos del calentamiento global resultan en cambios en los patrones de precipitación, con un mayor riesgo de inundaciones y sequías. De igual manera, se pueden observar intensificación y prolongación de fenómenos naturales violentos tales como tormentas, huracanes, tifones, terremotos, erupciones volcánicas, entre otros.
Además, el aumento de temperaturas provoca el deshielo de glaciares y capas de hielo a nivel mundial. Esto causa el aumento del nivel del mar y la salinización de sistemas costeros. Estos efectos son particularmente graves para aquellas regiones bajas, densamente pobladas y vulnerables al impacto económico, social y ambiental.
Las economías locales son grandemente afectadas por el aumento del nivel del mar, lo cual lo hace difícil explotar los recursos oceánicos. Ciudades costeras, como La Habana, podrían inundarse mientras que muchas islas pequeñas pueden desaparecer por completo.
Otro efecto significativo sobre el medio ambiente es el cambio en los patrones de fauna y flora. El calentamiento global hace que muchas especies no puedan adaptarse a los cambios en sus hábitats y migren hacia los polos, donde la temperatura es aún inferior. Esto conlleva a la reducción de la biodiversidad ya existente y la extinción de muchas especies.
Finalmente, el cambio climático también afecta la salud humana. Las temperaturas más altas pueden contribuir a la propagación de enfermedades infecciosas transmitidas por insectos como el paludismo, el dengue y la fiebre amarilla. Además, el aumento de sequías, inundaciones y otros desastres naturales hace que los alimentos sean más escasos, elevan los precios de los mismos y contribuyen a la desnutrición.

¿Cuáles son las principales industrias más contaminantes de carbono?

Las industrias más contaminantes de dióxido de carbono son aquellas que queman combustibles fósiles para producir energía. Estos "combustibles" suelen ser petróleo, carbón y gas natural. A través del proceso de combustión, estos combustibles queman y emiten dióxido de carbono a la atmósfera, al mismo tiempo que liberan calor, vapor y agua. En el presente, se consideran como principales industrias contaminantes a sectores como:

1. El sector de la energía : los combustibles fósiles representan una fuente importante de energía usada en centrales eléctricas, barcos, automóviles, aviones y fábricas. Estas fuentes de energía queman grandes cantidades de combustibles fósiles, y producen grandes cantidades de dióxido de carbono. Algunos países tienen plantas de energía con altos niveles de emisión, lo que aumenta la cantidad promedio de emisiones por país.

2. La industria alimentaria : las emisiones derivadas de la producción de alimentos incluyen la producción de energía para generar calor necesario para procesar alimentos, así como cosechar, almacenar, transportar y distribuir alimentos. Además, la producción de fertilizantes es una de las principales fuentes de emisiones de nitrógeno. El exceso de nitrógeno puede contribuir a la producción de óxidos de nitrógeno (NOX), los cuales contribuyen a la formación de dióxido de carbono encontrado en la atmósfera.

3. La industria química : los productos químicos y Petroquímicos requieren gran cantidad de energía para su fabricación, y en muchos casos se quema combustibles fósiles para esto, lo cual produce dióxido de carbono. Además, algunos productos químicos también liberan emisiones directamente a la atmósfera o en procesos como la calcinación o la combustión.

4. La industria ganadera : los animales de producción tienen un papel importante en la producción de dióxido de carbono. Los animales emiten gases como el metano y el óxido nitroso durante su digestión, eructación y defecación, y estos constituyen una fuente significativa de dióxido de carbono.

5. La industria de la construcción : los materiales de construcción y la energía utilizada para fabricarlos son responsables de la producción de dióxido de carbono. Esto incluye materiales como hormigón, acero y ladrillos, que se queman con dióxido de carbono como resultado. La demanda mundial de construcción también está creciendo, contribuyendo aún más a las emisiones de dióxido de carbono.

En resumen, las principales industrias más contaminantes de dióxido de carbono son principalmente los sectores de la energía, la industria alimentaria, la industria química, la industria ganadera y la industria de la construcción. Si bien estas industrias son responsables de grandes cantidades de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera, es importante notar que existen varias opciones para reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire. Estas opciones incluyen el uso de energías renovables, la producción de alimentos orgánicos, la implementación de tecnologías de última generación para la producción química, y la adopción de prácticas de ganadería más sostenibles.

¿Cuales son las mejores soluciones para reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmosfera?

Reducir la cantidad de dióxido de carbono (CO2) que se vierten a la atmósfera nos libra de una serie de desastres naturales. Si bien la mejor solución en el corto plazo es la disminución de la cantidad de combustibles fósiles que se queman, la humanidad también debe buscar estrategias para óptimizar el uso de estos recursos y pensar en alternativas energéticas más limpias. A continuación te presentamos diez mejores soluciones para reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmosfera:

  1. Cambiar los combustibles fósiles por energías renovables. Esto incluye usar la energía solar, eólica, geotérmica y hidroeléctrica, entre otras. Cada vez son más los lugares en los que la energía renovable está desplazando a los combustibles fósiles. Estas energías son excesivamente limpias y ayudan a reducir el impacto medioambiental.
  2. Reducción del uso del automóvil. No solo contribuye a reducir la emisión de gases CO2, sino que también ayuda a desahogar el tráfico urbano. Usar el transporte público, ciclismo u optar por el teletrabajo es una forma viable de reducir el uso del automóvil.
  3. Actuar para frenar el cambio climático. Esto supone llevar a cabo políticas nacionales que fomenten la lucha contra el calentamiento global. Hay organismos internacionales que se encargan de monitorear y evaluar el progreso de este trabajo, como la Oficina de Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC).
  4. Introducir tecnologías más limpias. Utilizar motores de combustión limpios, los cuales son mucho menos dañinos para el medio ambiente que los motores tradicionales, ayudan a disminuir la cantidad de CO2 liberado a la atmósfera.
  5. Usar biocombustibles. Diversos tipos de biocombustibles han sido desarrollados para ayudar a reducir el uso de combustibles fósiles. La bioetanol, la biometano y los biodiesel son algunos de ellos. En la actualidad se han mejorado muchos aspectos relacionados con estos combustibles, tanto en costos como en rendimiento.
  6. Aumentar la eficiencia energética. Esto significa utilizar la energía de forma más eficiente. Esto se consigue optimizando las instalaciones y equipos necesarios para obtenerla. Esto, a su vez, reduce el consumo de combustibles fósiles y, por ende, la cantidad de CO2 liberada a la atmósfera.
  7. Promover proyectos de restauración de bosques. La regeneración y restauración de bosques contribuyen significativamente a la captura y almacenamiento de CO2 en su crecimiento, por lo que ayudan a reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. La reforestación podría reducir la concentración atmosférica de CO2 hasta en un 25 %.
  8. Capturar el dióxido de carbono Se trata de una práctica que consiste en extraer dióxido de carbono de la atmósfera e introducirlo en otros depósitos, como los subsuelos, donde se puede almacenar de forma segura durante largos períodos de tiempo. Esta práctica se conoce como Tecnología de Captura y Almacenamiento de Carbono o CCS.
  9. Mitigar el efecto de la deforestación. La deforestación contribuye a un aumento de la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. La plantación de árboles juega un papel importante en la reducción del efecto de la deforestación. Por otra parte, se puede impulsar el uso de materiales agrícolas sostenibles con el fin de evitar la tala innecesaria de árboles.
  10. Plantar árboles. Esta es una de las mejores soluciones para reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. Los árboles son útiles para absorber el CO2 y producir oxígeno. Esto mejora la calidad del aire y ayuda a reducir los gases de efecto invernadero. Además, los árboles también proporcionan numerosos beneficios a los ecosistemas locales.

Estas son algunas de las mejores soluciones para reducir la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera. Si se implementan de manera correcta, tendrán un gran impacto positivo sobre el medio ambiente. Sería bueno que, como habitantes del planeta Tierra, contribuyamos de alguna manera a estos esfuerzos; si todos hacemos nuestra parte, juntos lograremos mejorar el aire que respiramos.

¿Qué es el Protocolo de Kioto y qué impacto tiene para la reducción de emisiones de carbono?

El Protocolo de Kioto se estableció en 1997 como un acuerdo internacional entre los países industrializados que iban a reducir sus emisiones de gases de invernadero. El objetivo principal del Protocolo de Kioto es ayudar a proteger el medio ambiente y acabar con el calentamiento global. De forma concreta, propuso limitar la producción de dióxido de carbono y otros gases que contribuyen al fenómeno climático.

¿Qué implica? Básicamente, los países comprometidos tienen que reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero para cumplir los objetivos pactados. Esta reducción se logra recurriendo a una serie de medidas como:

  • Mejorar la eficiencia energética para reducir el consumo de combustibles fósiles y disminuir la contaminación atmosférica.
  • Promover una mayor producción de energías renovables como la solar, la eólica o la geotérmica.
  • Fomentar cambios en el comportamiento de los ciudadanos hacia una vida más sostenible.
  • Aplicar medidas de conservación de los recursos naturales.

Reducción de emisiones de carbono Con el Protocolo de Kioto se propuso un compromiso global y voluntario para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 5,2% para el año 2012. Esto significa limitar la cantidad de CO2 que los países comprometidos emiten.

De esta manera, el Protocolo de Kioto consigue reducir la cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera, lo que contribuye a prevenir el calentamiento global. Esta limitación de emisiones fue un paso importante para tratar de revertir los efectos del cambio climático.

¿Qué consecuencias tiene? A día de hoy, el Protocolo de Kioto ha supuesto un importante avance para la lucha contra el cambio climático. Los países que lo firman tienen que asumir limitaciones para cumplir los objetivos climáticos, lo que significa una reducción considerable de emisiones.

Sin embargo, hay países que se encuentran excluidos de la legislación del Protocolo de Kioto, por lo que no están obligados a seguir los mismos requerimientos. Esto ayuda a explicar por qué son muchos los países comprometidos que no han alcanzado sus metas de reducción de emisiones de carbono.

¿Cuáles son los beneficios ecológicos de la reforestación como medida para contrarrestar las emisiones de carbono?

Los beneficios ecológicos de la reforestación, como medida para contrarrestar las emisiones de carbono, son incontables. Esta aborda muchas necesidades ambientales, como la restauración de tierras deforestadas e incluso el establecimiento de nuevos bosques o reservas naturales. Al reducir la degradación del suelo y mejorar la calidad de vida de los seres humanos, la reforestación contribuye a lograr un equilibrio ecológico en el planeta.

A nivel global, los beneficios y ventajas de la reforestación son variados y profundos. En primer lugar, la reforestación revive ecosistemas esenciales. Los bosques ayudan a mantener la biodiversidad al crear hábitats para cientos, si no miles, de especies animales y vegetales. Además, ayudan a mantener el equilibrio de la vida silvestre al ofrecer alimento, agua y alojamiento a los animales. El proceso de regeneración de los bosques ofrece un sustento a la vida silvestre y, por lo tanto, contribuye a la lucha contra la extinción de algunas especies.

El aumento de los bosques también ayuda a combatir el calentamiento global. El aumento de los árboles significa que hay más áreas verdes cubiertas de follaje, que disminuyen los niveles de CO2. Esto a su vez contribuye a regular los patrones climáticos, al retener más cantidades de agua y proporcionar una regulación ambiental. Los árboles también ayudan a limpiar el aire al reducir la contaminación y producir dióxido de carbono (CO2) necesario para la síntesis fotosintética.

Además de los beneficios ambientales, la reforestación también presenta beneficios económicos y sociales. La reforestación permite que una comunidad se beneficie de la economía forestal, que incluye actividades como la producción de madera y la apicultura. Los bosques proporcionan servicios vitales como sombra, alimento, abastecimiento de agua, turismo y actividades recreativas que aportan recursos económicos a la gente que vive cerca de ellos.

La reforestación también proporciona protección contra deslizamientos de tierra y inundaciones. Estos desastres naturales son resultado de la deforestación, de la tala de bosques tropicales y de la tala selectiva de árboles en la parte alta de un sector que afecta la superficie de terreno por debajo. Una densa cobertura forestal, por su parte, protege el suelo alfiltrar el agua pluvial y evitar la erosión del suelo, proporcionando una estabilidad y un anclaje.

En conclusión, la reforestación fue, es y seguirá siendo una herramienta indispensable para el cumplimiento de los objetivos de sostenibilidad. No solo ayuda a frenar el cambio climático, sino que también revierte los efectos perjudiciales del mismo, permitiendo crear un equilibrio entre la humanidad y el medio ambiente.

¿Cuales son las consecuencias de la deforestación en el equilibrio de gases en la atmósfera?

La deforestación es uno de los principales problemas ecológicos en todo el mundo. La eliminación de grandes cantidades de árboles reduce la cantidad de oxígeno en el aire, y también tiene repercusiones graves en el equilibrio de gases en la atmósfera. Esta desaparición de bosques genera algunas consecuencias importantes para la Tierra y para los humanos, como lo son el deterioro del equilibrio de los gases, el aumento de temperaturas, el cambio climático, la reducción de la biodiversidad y la disminución de la calidad de vida.

Equilibrio de gases. La pérdida de bosques causa un desequilibrio en la composición de los gases en la atmósfera. Los árboles son fundamentales para la producción de oxígeno, un elemento vital para la vida en la Tierra; además, retiran el dióxido de carbono (CO2). Cuando los árboles se extraen o queman, disminuye la cantidad de oxígeno y aumenta el CO2, lo que genera un desbalance en la cantidad de gases que están presentes en el aire.

Aumento de temperaturas. El aumento de dióxido de carbono en la atmósfera provocado por la deforestación contribuye al efecto invernadero, que impide que el calor del Sol escape fácilmente del planeta. Esto provoca un aumento constante de la temperatura promedio anual, permitiendo así que los patrones meteorológicos cambien con cada año. Las elevadas temperaturas tienen impactos negativos en los ecosistemas terrestres y marinos, además de los seres humanos.

Cambio climático. Como resultado de la deforestación y el calentamiento global, se han producido cambios extremos en el clima en todo el mundo. Estas alteraciones climáticas han ocasionado sequías, inundaciones, tormentas, sequía extremas, fuertes lluvias y tornados, entre otros fenómenos meteorológicos. Estas variaciones climáticas extremas afectan la vida de los seres humanos, la economía, la agricultura y la salud.

Reducción de la biodiversidad. Una de las principales consecuencias de la deforestación es la reducción de la biodiversidad. Cuando los bosques se talan, muchas especies animales se ven obligadas a migrar a otros lugares. Esto reduce el número de plantas y animales en un área, lo que desequilibra la cadena alimentaria y daña el medio natural.

Disminución de la calidad de vida. La deforestación afecta la vida de los seres humanos. Reduce la cantidad de recursos naturales y provoca el deterioro de la calidad de vida de las comunidades locales, lo que lleva a la pobreza, la desnutrición y la inseguridad alimentaria. Además, la destrucción del bosque obliga a muchas personas a buscar otros hogares o fuentes de ingresos.

Es evidente que la deforestación es un importante problema que afecta el ecosistema de nuestro planeta. Si no tomamos medidas correctivas para detenerla, la situación podría empeorar y causar daños aún mayores al medio ambiente y a los seres humanos.

Conclusión

Concluyendo, el impacto del dióxido de carbono en el medio ambiente es enorme y hay que actuar para atenuarlo antes de que sea demasiado tarde. El cambio climático ocurre debido al aumento del dióxido de carbono en la atmósfera, de forma que éste provoca un mayor calentamiento global. Esto, a su vez, desencadena una cadena de eventos extremos como sequías, inundaciones, huracanes y tsunami. Otros efectos negativos son la reducción de la diversidad biológica, la disminución de los hábitats, el aumento del nivel del mar, el aumento de la desertificación, la pérdida de suelo, etc. Si queremos evitar los graves daños ambientales que está causando el dióxido de carbono, es necesario reducir y controlar nuestras emisiones, así como, fomentar el uso de energías renovables y sostenibles. Es necesario actuar con rapidez para poder salvar el planeta y los ecosistemas antes de que el daño irreparable llegue a ocurrir.

►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Más información