Como Bajar La Fiebre De Mi Bebe

Cada vez que un bebé está enfermo puede ser preocupante para los padres. Por suerte, hay algunas formas en las que se puede tratar de reducir la fiebre del bebé y hacerle sentir un poco mejor. Estos consejos son útiles para cuando el bebé desarrolle algún tipo de enfermedad como una infección viral o bacteriana.

Mantenerlo hidratado: La deshidratación se asocia con el aumento de la temperatura corporal y por eso es importante mantener al bebé hidratado. Se recomienda ofrecerle una cantidad continua de líquidos a través del día.

Vestimenta adecuada: Asegurate de vestir al bebé con prendas cómodas, livianas e incluso usar pañales de algodón, en lugar de pañales desechables impermeables. Esto puede ayudar a que su temperatura corporal disminuya.

Baja la temperatura del ambiente: La temperatura del cuarto del bebé también puede ayudar a bajar la fiebre. Un ambiente fresco y con ventilación sin corrientes de aire directo es ideal para disminuir la temperatura corporal del bebé.

Baño de agua tibia: Se recomienda un baño de agua tibia (no fría ni caliente) para regular la temperatura corporal. Esto ayuda a liberar la tensión muscular y proporciona una sensación de tranquilidad al bebé.

Medicamentos para reducir la fiebre: Si el médico lo recomienda, hay medicamentos para reducir la fiebre específicos para bebés. Estos son seguros para usar a partir de los 3 meses después del nacimiento.

Mira También respirar por la boca Cuáles Son Las Consecuencias De Respirar Por La Boca
Índice De Contenidos
  1. Recomendaciones
  2. 5 Consejos para disminuir la fiebre de tu bebé
  3. ⚠️? Cómo BAJAR LA FIEBRE en bebés y niños | Cuándo ir a URGENCIAS?
  4. ¿Qué medidas debe tomar para bajar la fiebre de mi bebé?
  5. ¿Qué síntomas debo buscar para saber si mi bebé tiene fiebre?
  6. ¿Cuándo es necesario visitar al pediatra luego de que mi bebé desarrollara fiebre?
  7. ¿Existen medicamentos recomendados para bajar la fiebre de mi bebé?
  8. ¿De qué manera puedo medir la fiebre de mi bebé?
  9. ¿De qué forma puedo mantener a mi bebé fresco durante un episodio de fiebre?
  10. ¿Qué tipo de medidas preventivas puedo tomar para evitar que mi bebé desarrolle fiebre?
  11. Conclusión

Recomendaciones

  1. Primero comprueba con un termómetro si tu bebé realmente tiene fiebre, esto se hace numerosas veces durante el día para tener un control. Los medicamentos antipiréticos no deben ser administrados sin antes tomar la temperatura.
  2. Si la temperatura es mayor o igual a 38 grados centígrados, realiza lo siguiente:
    • Procura mantener siempre el ambiente fresco. La temperatura de la habitación no debe exceder los 22 grados.
    • Remoja con una toalla limpia y tibia las extremidades del bebé. Si su temperatura se eleva por encima de
    • 5°C repite el proceso.
    • Las vestimentas del bebé debe ser ligeras y finas: canguros, pijamas y bolsitas para bebé. Ten presente que en los baños de vapor el bebé debe estar desvestido.
  3. Si la fiebre continúa, considera administrar al bebé un medicamento antipirético con receta médica. Recuerda que la dosis de este medicamento depende del peso y edad del bebé.
  4. Si los síntomas persisten, consulta inmediatamente con tu pediatra para obtener una evaluación adecuada.
    Está contraindicado emplear remedios caseros o automedicarse con medicamentos sin prescripción médica.

5 Consejos para disminuir la fiebre de tu bebé

⚠️? Cómo BAJAR LA FIEBRE en bebés y niños | Cuándo ir a URGENCIAS?

¿Qué medidas debe tomar para bajar la fiebre de mi bebé?

Bajar la fiebre de un bebé no es una tarea sencilla. Es importante que tomes todas las medidas necesarias para que el tratamiento sea exitoso.
A continuación, te mostramos algunas recomendaciones:

  1. Baños de luz: Ayuda a bajar la fiebre a través del aire templado. Se trata de un baño con agua tibia, sin necesidad de remojarlo. Para ello, se recomienda una temperatura entre 30°C y 35°C. Esto debe hacerse varias veces al día con el fin de regular su temperatura.
  2. Disminuir la ropa: Mantener al bebé lo más descubierto posible contribuye a regular su temperatura corporal. Intenta no abrigarlo excesivamente y procura usar un material liviano para que el aire circule.
  3. Liquidos frescos: Ofrécele agua, zumos de frutas naturales, infusiones y caldos para que no deshidrate. De esta manera, su organismo funcionará correctamente a la hora de eliminar las bacterias que causan la fiebre.
  4. Medicamentos: Si los anteriores pasos no son suficientes, debes consultar a un pediatra para ver si el bebé debe tomar medicinas. Estos remedios son los más recomendables para bajar la temperatura cuando ésta llega a 38°C o superior, dependiendo del índice de la edad del niño.

Es fundamental que sigas las instrucciones del pediatra y que midas la temperatura del bebé más frecuentemente durante el proceso de descenso de fiebre. Además, procura que descanse lo suficiente en un lugar tranquilo y cómodo. Si presenta señales de inquietud o somnolencia extrema, contáctate inmediatamente con un profesional para comenzar el tratamiento adecuado.

¿Qué síntomas debo buscar para saber si mi bebé tiene fiebre?

Es común que los padres se preocupen cuando ven que a su bebé le sube la temperatura corporal. Una de las principales formas de verificar si su bebé presenta fiebre es viendo si su temperatura es mayor o igual a 37.5°C, para ello puede medir con un termómetro digital, pero hay otros síntomas a los que debemos estar atentos para saber si nuestro bebé tiene fiebre.

Aquí te dejo algunos de los síntomas más notables:

  • Baja energía y apatía: aunque es normal que tu bebé no esté tan activo y animado como otras veces, un aspecto en el que tienes que estar pendiente es si él rechaza actividades sin explicación.
  • Llanto desconsolado: los bebés lloran por muchas cosas, pero cuando el llanto persiste demasiado tiempo es un claro signo de que algo está mal.
  • Malestar general: si tu bebé te dice que está cansado, débil o adolorido puede ser señal de que presenta fiebre.
  • No toma pecho o biberón: un bebé con fiebre tenderá a beber menos durante la toma de leche puesto que su cuerpo utilizará su energía para combatir la infección.
  • Respirar con rapidez: además de la medición de la temperatura, es importante prestar atención a la respiración del bebé para ver si ésta es agitada.
  • Resfriado, nariz congestionada: el hecho de estar nariz congestionada es una forma clásica de decirnos que es tiempo de medicar al bebé.

Es importante que prestes mucha atención a los comportamientos y conductas de tu bebé. Estar alerta a cualquiera de estos síntomas te permitirá detectar fiebre de forma temprana y así evitar complicaciones de salud. Lo ideal es que incluyas en tu rutina diaria el monitoreo y medición de la temperatura de tu bebé con un termómetro digital para evitar confusiones. Por otra parte, si percibes que los síntomas persisten después de algunos días o empeoran al pasar de las horas, lo más aconsejable es que visites al pediatra lo antes posible.

¿Cuándo es necesario visitar al pediatra luego de que mi bebé desarrollara fiebre?

Cuando tu bebé desarrolle fiebre, es importante que visites al pediatra de inmediato para verificar si el problema existente se debe a un proceso infeccioso. Una temperatura elevada puede ser indicativo de una infección o una enfermedad grave, y un profesional médico experimentado es el único capaz de diagnosticar adecuadamente la situación y recetar el tratamiento que sea necesario.

Mira También Cómo Evitar Un Cortocircuito Cómo Evitar Un Cortocircuito

En función de la edad del bebé y sus circunstancias, un pediatra y su equipo de cuidados pueden indicarle diferentes pruebas diagnosticas o incluso hospitalización. Un profesional médico también le podrá aconsejar sobre cómo reducir la fiebre con medidas sencillas como cubrir al bebé con ropa ligera y mantener la habitación modestamente climatizada. Además, informarse de la correcta forma de administrarle los medicamentos según indicaciones puede ser un paso importante para aliviar los síntomas que presenta el bebé.

En los primeros meses de vida hay algunas enfermedades contagiosas como el sarampión o el tétanos que se deben tratar con atención médica inmediata, por lo que acudir al pediatra es esencial para ayudar al bebé a curarse sin complicaciones.

Otros motivos por los que puedes llevar al bebé al pediatra son los problemas respiratorios, infecciones de oídos y el mantenimiento de un correcto control de vacunas, entre otros. Esta visita también es recomendable si después de unos días la fiebre no remite. También puede ser recomendable hacerlo una vez el bebé haya completado 6 meses de vida para realizar los chequeos pertinentes.

En definitiva, visitar al pediatra luego de que tu bebé desarrollara fiebre es importante y necesario para garantizar su bienestar. Estar atenta a los síntomas del bebé y detectar la aparición repentina de una fiebre es crucial para asistirlo y tratar las posibles enfermedades que le afectan.

¿Existen medicamentos recomendados para bajar la fiebre de mi bebé?

Cuando se trata de bajar la fiebre de un bebé, lo más recomendable es acudir al pediatra para que éste realice una evaluación y determine qué medicamento es el mejor para la situación. Suele ser recomendable, en principio, administrar antipiréticos comunes para reducir los síntomas.

Los antipiréticos son medicamentos utilizados para bajar la fiebre. Éstos pueden ser administrados a los bebés; sin embargo, la dosis dependerá de la edad del pequeño. El tipo de fármaco más común, y el que se utiliza con más frecuencia para los niños, es el paracetamol.

Mira También Cómo Funciona una Secadora de Condensación Cómo Funciona una Secadora de Condensación

Con este medicamento se logran resultados satisfactorios, ya que reduce la temperatura corporal y alivia los dolores musculares provocados por la elevación de la temperatura. Es importante destacar que el paracetamol no debe exceder la dosis recomendada, puesto que puede conducir a efectos secundarios desagradables en el organismo.

Otra opción es el ibuprofeno, un antiinflamatorio no esteroideo indicado para bajar la fiebre y aliviar los dolores articulares. Podemos encontrar este fármaco en comprimidos, suspensión líquida, cápsulas blandas y supositorios. Una vez más, es necesario respetar la dosificación indicada, pues se trata de un medicamento que presenta contraindicaciones.

Por último, hay que tener en cuenta que los niños menores de seis meses de edad no deben recibir aspirina para tratar la fiebre, ya que la misma puede generar problemas en el hígado. En este caso, se recomiendan una serie de procedimientos preventivos, como mantener hidratado al bebé, reducir la temperatura de la habitación, colocar paños fríos en la zona de la frente y el cuello y utilizar prendas de vestir adecuadas.

Es importante que antes de recurrir a los medicamentos para bajar la fiebre se consulte al pediatra, para que pueda valorar la situación y recomendar el tratamiento indicado. De esta forma se evitarán efectos indeseados y se alcanzarán resultados satisfactorios.

¿De qué manera puedo medir la fiebre de mi bebé?

Medir la fiebre de un bebé puede ser una tarea complicada debido a que ellos suelen moverse mucho. Si queremos hacerlo correctamente y con seguridad, lo mejor es seguir los pasos que a continuación te mostramos:
1. Prepara al bebé: Para ello, prepara un ambiente tranquilo. La temperatura de la habitación donde está el bebé debe ser confortable, ya que el calor excesivo puede modificar los resultados de la medición de la temperatura de su cuerpo. Procura tranquilizar al bebé durante y antes de la medición.
2. Elegir el dispositivo adecuado: Existen diferentes tipos de dispositivos para medir la temperatura corporal. Entre los más comunes están:

  • El termómetro de mercurio.
  • Termómetros electrónicos.
  • Termómetros infrarrojos.
  • Termómetros para uso oral.

Cualquiera de estos dispositivos es válido para medir la temperatura de un bebé, solo considera elegir uno que funcione bien y que sea fácilmente desinfectable. Además, procura que tu bebé no tenga ningún artículo en la boca cuando uses el dispositivo, y trata de obtener la lectura aproximada en solo 10 segundos.
3. Elija un lugar específico del cuerpo del bebé: La entrepierna o axila son los mejores lugares para colocar el dispositivo para obtener la temperatura corporal. Es importante que el dispositivo quede lo más cerca posible de esa zona para obtener una lectura precisa. Si usas un termómetro para uso oral, procura colocarlo siempre en la misma ubicación.
4. Anote el resultado: Es muy importante el anotar la temperatura en un registro para diponer de una referencia. Esto servirá para identificar si la temperatura de tu bebé está dentro del rango normal, o si necesita ser tratado por causa de la fiebre.
5. Desinfecta el dispositivo: Cuando hayas terminado de medir la temperatura de tu pequeño, desinfecta el dispositivo con un paño lucho humedecido con alcohol. Así evitarás posibles contaminaciones y problemas de salud.

Mira También aspiradora Cómo Funciona Una Aspiradora

Si sigues estos sencillos pasos, podrás medir la temperatura corporal de tu bebé sin ningún inconveniente. Recuerda que si detectas que la temperatura de tu hijo supera los 37.5° C debe llamar inmediatamente al pediatra para una evaluación detallada.

¿De qué forma puedo mantener a mi bebé fresco durante un episodio de fiebre?

Cuando tu bebé está sufriendo un episodio de fiebre, es normal preocuparse por su bienestar y comodidad. La buena noticia es que existen algunas maneras de ayudar a tu hijo a mantenerse fresco e hidratado, mientras que el cuerpo trabaja duro para vencer la infección. Mantener la temperatura del bebé controlada le ayudará a sentirse mucho más cómodo en estos momentos.

Para lograrlo se recomienda:
1. Usa un termómetro para asegurarte de medir la temperatura correctamente. Esto te permitirá monitorear los niveles de la temperatura y saber cuándo tomar alguna acción al respecto. También debes tener en cuenta que hay disponibles diferentes tipos de termómetros (digital, oral, rectal, etc), así que elige el que más se adapte a las necesidades de tu hijo.

2. Evita la sobrevestimento. Al ponerle a tu bebé demasiadas prendas ralentizarás la pérdida de calor y será más difícil bajarle la fiebre. En lugar de abrigarlo mucho, opta por una prenda ligera.

3. Mantente atento a las transpiraciones. Es importante que estés al tanto de la cantidad de sudoración, ya que vale la pena actualizar la prenda con la que tu bebé está usando si esta está muy humeda.

4. Refresca el ambiente. Puedes usar ventiladores para proporcionar una brisa refrescante en la habitación, y asegurarte de dejar una ventana o dos un poquito abiertas, de tal manera que el aire fresco entre.

5. Utiliza una solución salina nasal. Una opción excelente es usar una solución salina nasal con una botella aspiradora nasal, antes de acostar a tu bebé. Esto ayudará a limpiar el interior de sus fosas nasales y contribuirá a reducir la temperatura corporal.

6. Apoya la hidratación. La fiebre puede dejar a tu bebé deshidratado, por lo que es importante que lo alimentes con suficiente líquido. Si tu hijo ya está en edad para comer alimentos sólidos, también puedes ofrecerle algunos alimentos ligeros como frutas y verduras para contribuir a la hidratación diaria de tu pequeño.

7. Aplica lociones refrescantes. Puedes conseguir fácilmente enfermos los preparados específicos para estos casos, los cuales contienen mentol y otros ingredientes que ayudan a refrescar la piel de tu bebé. Otra alternativa es usar un paño mojado con agua tibia, y pasarlo ligeramente por su cuerpo, para refrescar la piel.

Esperamos que estos consejos te ayuden a mantener a tu bebé fresco durante un episodio de fiebre. Recuerda que si los síntomas no mejoran y/o notas algo extraño es recomendable acudir a tu Pediatra de confianza para asegurar un diagnóstico apropiado.

¿Qué tipo de medidas preventivas puedo tomar para evitar que mi bebé desarrolle fiebre?

Hay varias medidas preventivas que los padres pueden tomar para evitar que su bebé desarrolle fiebre. La mejor forma de prevenir el desarrollo de la fiebre es asegurarse de que el bebé está protegido contra los virus y bacterias que la provocan. Estas son algunas de las mejores maneras de prevenir la fiebre.

  • La primera medida preventiva es mantener un ambiente limpio y libre de microorganismos. En particular, los padres deben asegurarse de que los juguetes, ropa y otros objetos cercanos al bebé se limpien con regularidad. Los padres también deben asegurarse de que todos los miembros de la familia laven sus manos con frecuencia. Esto ayudará a prevenir el contagio de enfermedades o virus a través de superficies.
  • Otra medida clave para prevenir la fiebre es mantener al bebé alejado de personas enfermas. Si hay un niño enfermo en la casa, es importante mantenerlo separado del bebé para evitar el contagio de enfermedades. En los casos en que la fiebre del bebé pueda ser causada por alérgenos, es importante mantener al bebé alejado de ellos.
  • También es importante asegurarse de que el bebé recibe suficientes nutrientes. Una buena nutrición le ayudará a fortalecer el sistema inmune del bebé, lo que le ayudará a prevenir la fiebre. Los padres deben proporcionar alimentos nutritivos ricos en vitaminas y minerales a su bebé y completar la dieta con suplementos multivitamínicos si es necesario.
  • Finalmente, los padres deben recordar estar alerta a los signos de la fiebre, como el llanto excesivo, el malestar general, las erupciones en la piel u otros cambios en el comportamiento del bebé. Si aparecen estos signos, los padres deben llevar al bebé al médico para un chequeo inmediato.

Tomar estas medidas preventivas simples puede ayudar a prevenir el desarrollo de la fiebre en el bebé. La prevención es una forma eficaz de evitar el desarrollo de enfermedades graves, así que los padres deben estar al tanto de cualquier cambio en el comportamiento de su bebé para tomar acción si es necesario.

Conclusión

Cuando nuestro bebé tenga fiebre es importante que monitoreemos su temperatura con regularidad, sobre todo si los síntomas persisten más de dos días. Para bajar la fiebre también podemos usar baños tibios, pero siempre supervisando a nuestro hijo para evitar cualquier accidente. Otra opción es administrar paracetamol o ibuprofeno pediátrico, siempre siguiendo las recomendaciones del médico. Es importante saber que, en general, la fiebre no es motivo de preocupación y que, con estos consejos sencillos y los cuidados adecuados, podemos ayudar a nuestros hijos a recuperarse pronto.

►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Más información