Reciclaje De Metales: Tu Guía De Procesamiento De Chatarra Paso A Paso

"Reduce la destrucción reciclando". De niños, escuchamos esta frase a menudo. Pero, ¿qué significa realmente, especialmente cuando se trata del proceso de reciclaje de metales? Con el reciclaje de metales, se protege el medio ambiente. Cuando reciclas tu chatarra, creas una forma de reutilizar el metal y reduces la necesidad de extraer y producir más.

Entonces, ¿qué sucede exactamente con la chatarra cuando se recicla? Buena pregunta. En este artículo, descubrirás el proceso paso a paso de cómo se recicla el metal, de principio a fin. Para comenzar, debemos repasar lo que debes hacer antes de dejar tus desechos en una instalación de reciclaje de metales.

Quizás te puede interesar: El Reciclaje Del Vidrio. Cómo Se Hace Y Ejemplos

Índice De Contenidos
  1. Tu parte: preparación para el reciclaje de metales
  2. ¿Cómo se recicla el metal?
    1. 1. Colección
    2. 2. Clasificación
    3. 3. Procesamiento
    4. 4. Fusión
    5. 5. Purificación
    6. 6. Solidificación
    7. 7. Transporte
  3. Conoce tus metales
    1. Cobre
    2. Aluminio
    3. Latón
    4. Acero
  4. ¿Qué otros artículos están hechos de material reciclable?
  5. Por qué se necesita más reciclaje de metales
    1. 1. Beneficios financieros
    2. 2. Beneficios ambientales
  6. Pensamientos finales

Tu parte: preparación para el reciclaje de metales

Reciclaje de metales

Si tienes mucha chatarra acumulada en tu hogar o negocio, no la deseches en la basura. En su lugar, envíala a una instalación de reciclaje de metales de confianza. Pero, antes de enviarla, recomendamos separar tus metales. Primero, sepáralos por metales ferrosos y no ferrosos. Para ayudar, puedes usar un imán y agitarlo sobre tus restos. Los metales ferrosos se pegarán al imán porque tienen hierro.

Luego separa tus metales por tipo. Por ejemplo, querrás separar tu cobre, aluminio, acero, entre otros, en diferentes contenedores. Cualquier clasificación que hagas ayudará al valor y obtendrás un mayor retorno, así como también ayudarás a las instalaciones. Esto nos lleva al proceso real de reciclaje de metales.

¿Cómo se recicla el metal?

Para empezar, el proceso por el que pasa el metal es un círculo. Comienza con un consumidor que usa un producto hecho de metal y termina con otro consumidor que usa un nuevo producto hecho del mismo metal. En el medio es donde entran las instalaciones de reciclaje. Reciclamos el metal para que los fabricantes puedan reutilizarlo. Sigue leyendo para conocer nuestros 7 pasos para el reciclaje de metales.

1. Colección

El primer paso del proceso de recolección comienza contigo. Ya sea en tu negocio o en tu hogar, la chatarra está a tu alrededor. Designa contenedores en tu garaje o instalación específicamente para recolectar tu chatarra. Asegúrate de que los contenedores que uses puedan contener el metal de manera segura. Si tu negocio tiene mucha chatarra, algunas instalaciones de reciclaje pueden ayudarte a organizar el transporte.

2. Clasificación

Una vez que la instalación recolecte la chatarra que te pertenece, comenzará el proceso de clasificación. Si bien la colección puede haber sido clasificada previamente por el donante, esto se hace para garantizar la calidad. Primero, los metales se separan de otros materiales. El plástico se quita de los cables y las piezas de metal se quitan de los artículos. Luego, con el uso de imanes, se separan los metales ferrosos y los metales no ferrosos.

Ordenar por tipo y limpieza

Después de eso, los metales se clasifican por tipo. Esto se hace observando el color y el peso de los metales. Por ejemplo, el cobre es rojo amarillento mientras que el aluminio es plateado. Finalmente, los metales se separan por limpieza. Es decir, se decide si el metal es puro o impuro y se coloca en diferentes ubicaciones. Una operación automatizada incluye imanes y sensores, escaneo infrarrojo y rayos X.

3. Procesamiento

Procesamiento del metal

Esto nos lleva a nuestro siguiente paso, el procesamiento de chatarra. Durante este proceso, los metales primero se compactan y aprietan para ocupar menos espacio. Luego, se cortan en trozos más pequeños con maquinaria hidráulica.

La maquinaria hidráulica es capaz de producir suficiente presión para cortar grandes piezas de metal. Esto se debe a que utiliza un fluido que fluye a través de los motores y por toda la máquina para presurizarla.

A continuación, se tritura en trozos aún más pequeños pasándolos por molinos de martillos. Triturar el metal facilita el proceso de fusión porque, cuando las piezas son más pequeñas, se crea una mayor relación superficie-volumen.

4. Fusión

Con un gran horno, el metal ahora se funde. El horno está configurado para cada metal en particular porque cada uno requiere diferentes niveles de calor. Esto se debe a que diferentes metales están hechos de distintas propiedades. El tamaño del metal y el horno afectarán el tiempo que tardará en derretirse. Puede ser desde minutos hasta horas. Si bien este proceso implica el uso de energía, es mucho menos de lo que se necesita para extraer nuevos metales.

5. Purificación

Purificación de los metales

Para garantizar la calidad, los metales se purifican de cualquier contaminante. Un método de purificación es la electrólisis. En este proceso, una corriente eléctrica pasa a través del metal y el metal puro se deposita en el cátodo mientras que los impuros se disuelven.

El metal impuro es un ánodo y el metal puro es un cátodo. La sal soluble del metal es un electrolito. Estas impurezas se acumulan debajo del ánodo. Por otro lado, otros metales solo necesitan pasar bajo un fuerte imán que pueda separarlos.

6. Solidificación

Este es el proceso final por el que pasa el metal antes de ser enviado. Primero, se agregan productos químicos al metal fundido para crear las propiedades deseadas. Luego, los metales fundidos pasan por una cinta transportadora que los lleva a una cámara de enfriamiento para solidificarlos. Algunos metales se funden en láminas, mientras que otros se compactan en bloques en un proceso llamado empacado. Esto se hace para facilitar la producción de nuevos productos a los fabricantes.

7. Transporte

Ahora que los metales están purificados y solidificados, es hora de enviar el metal a las instalaciones de fabricación. Los metales sólidos se empaquetan y transportan en camiones. Luego, los fabricantes pueden fabricar productos completamente nuevos con estos metales. Posteriormente, los productos se venden a los consumidores y luego el proceso comienza de nuevo.

Tal vez quieras conocer: 10 Alternativas A Las Bolsas de Plástico

Conoce tus metales

La parte más difícil del proceso de reciclaje de metales es reconocer qué material estás buscando y su valor. Conoce cómo saber con qué metal estás tratando en el momento:

Cobre

Cobre

El cobre tiene un color rojizo si se encuentra en buenas condiciones. Si está un poco desgastado, posiblemente tenga un tono marrón oscuro con ciertas áreas verdes y una apariencia oxidada. El cobre es uno de los materiales más comunes en el hogar. Se encuentra en tuberías, algunos de los materiales de los techos, acondicionadores de aire y canaletas.

Los cables eléctricos también poseen cobre en su interior; exactamente debajo del aislamiento de plástico negro o de color hay un cable de cobre de colores brillantes. El cobre es uno de los metales más valiosos para reciclar. Por lo tanto, separarlo de tus otros metales puede hacerte ganar algo de dinero por reciclarlo en el depósito de chatarra.

Aluminio

Aluminio

El aluminio, la mayoría de las veces se encuentra pintado, pero si está sin pintar, tiene un color plateado blanquecino. Se dobla de forma muy fácil si es delgado. Las latas que están hechas de aluminio generalmente son recogidas y llevadas a granel para los depósitos de chatarra. Pero este no es el único uso que se le da a este metal; puedes hallarlo en distintos lugares de tu hogar, incluidos canalones, marcos de ventanas, revestimientos, puertas, entre otros.

A pesar de que no tiene mucho costo en el depósito de chatarra, este material se puede reciclar y utilizar en unos cuantos meses nuevamente. El aluminio reciclado ahorra el 80% de la energía que se usa para su primera fabricación. Por este motivo, es de suma importancia reciclar este metal.

Latón

Latón

Este material es amarillento con un toque de rojizo y es bastante pesado. Generalmente puedes hallar latón en llaves, manijas de puertas, accesorios de baño, lámparas, entre otros elementos que observas en el día a día. El latón, el cual está compuesto de cobre y zinc,  se utiliza frecuentemente en accesorios de plomería.

También se usa al final de las tuberías de cobre. Se trata de un artículo de costo medio en cualquier depósito de chatarra, y puede acumular peso de forma muy rápida debido a su alta densidad.

Acero

Acero

Se trata de un material que a menudo se oxida de forma muy fácil y un imán se adhiere a él. Es uno de los más utilizados a nivel mundial para la fabricación debido a su facilidad de manejo. Lo puedes hallar en distintos lugares; sillas, gabinetes, estantes, tu automóvil y más.

A menos que cuentes son una cantidad grande del material (estamos hablando de miles de libras), no lograrás obtener demasiado dinero por acero cuando lo lleves al depósito para su procesamiento.

No obstante, sigue siendo una buena idea recoger la chatarra de acero para que sea reciclada. Es uno de los materiales más fáciles de reciclar (se puede derretir y reutilizar las veces que se desee).

¿Qué otros artículos están hechos de material reciclable?

Los muebles de metal suelen estar hechos de metales reciclados. El metal puede fundirse en cualquier forma que se necesite y reutilizarse para que luzca como nuevo. ¡Todo, desde tableros de mesa con grandes carátulas de reloj, sillas formadas a partir de capós de automóviles y cómodas hechas con puertas de aviones! Por otro lado, cada año se utilizan alrededor de 600 millones de latas de aerosol. Esto es alrededor de 10 por persona. Es una buena idea reciclarlos ya que están hechos de acero estañado y aluminio.

Por qué se necesita más reciclaje de metales

Prácticamente todo tipo de metal se puede reciclar. Aun así, la tasa actual de reciclaje de metales del 30% es demasiado baja. Tanto las empresas como las personas pueden beneficiarse del reciclaje de su chatarra:

1. Beneficios financieros

Hay un claro incentivo financiero para reciclar el metal. Los chatarreros que recolectan chatarra y la llevan a una empresa de reciclaje pueden ganar dinero por los metales que encuentran. Lo mismo se aplica a las empresas que recolectan su chatarra y la entregan a una empresa de reciclaje.

Además, el reciclaje mantiene bajos los gastos en el proceso de fabricación. Cuesta mucho menos usar metales reciclados que fabricar nuevos productos usando materias primas vírgenes. Además de ahorrar dinero, reciclar metal también permite a las empresas manufactureras reducir sus costos generales de producción.

Esto luego pasa esos ahorros a los consumidores. Otra gran forma en que beneficia a la economía es creando la necesidad de nuevos puestos de trabajo.

2. Beneficios ambientales

Por supuesto, hay un impacto ambiental importante en el reciclaje de metales. Este proceso nos permite preservar los recursos naturales. También utiliza mucha menos energía para procesar que para la extracción de minerales vírgenes para obtener nuevos metales. Además, emite mucho menos dióxido de carbono y otros gases nocivos. Hay ahorros sustanciales de energía al reciclar chatarra.

Otra razón para no deshacerse de los metales de manera incorrecta es que no deseas que la chatarra termine en los vertederos. Estos metales contienen sustancias químicas tóxicas como el mercurio que pueden presentar riesgos para el suelo y el agua cerca del vertedero.

Esto plantea la posibilidad de que esta chatarra desechada por descuido cree potencialmente problemas de salud significativos para las personas y la vida silvestre en el área.

hqdefault

Echa un vistazo a: Cómo Organizarse Para Limpiar La Casa A Fondo

Pensamientos finales

Todos debemos desempeñar un papel en el aumento de las tasas de reciclaje de metales, ya que es bueno para nuestro medio ambiente y también ayuda a nuestra economía. Un excelente lugar para comenzar es llevar tu chatarra a un reciclador de chatarra de primer nivel. La empresa de reciclaje comprará, procesará y reintegrará todos los metales reciclables utilizando procesos ecológicos.

►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información