Ética En Los Negocios. 3 Razones Por Las Que Es Importante Y Algunos Aportes

Ética en los negociosAl igual que en el caso del marketing y las finanzas, la ética en los negocios ha ganado un papel importante. ¿Pero por qué? En este artículo, explicaremos las razones por las que la este factor es vital para las empresas, los profesionales que son parte de ella y todas las personas involucradas en el proceso de desarrollo.

Cuando hablamos de ética empresarial nos referimos a los estándares de conducta considerados moralmente correctos e incorrectos en los lugares de trabajo y las actividades que allí se desempeñan, o en palabras más cortas, en las compañías o empresas. Hay estatutos legales que apoyan la conducta moral, pero la ética y lo legal no son necesariamente lo mismo.

La ética en los negocios mejora la ley al fomentar comportamientos aceptables más allá del control de las leyes. Sigue tu lectura para conocer por qué es importante un comportamiento ético y qué piensan algunas de las personas que han dado sus aportes a este tema.

Quizás te puede interesar: Los 8 Objetivos De Una Empresa Y Cómo Desarrollarlos

Índice De Contenidos

    ¿Por qué es importante la ética en los negocios?

    Estas son algunas de las razones más poderosas por la que debe existir la ética en todo negocio:

    1. La ética es una habilidad esencial

    Casi todas las empresas ahora tienen un programa de ética en los negocios. En parte, eso se debe a que la tecnología y la comunicación digital han facilitado la identificación y publicidad de errores éticos. Para evitar las consecuencias desfavorables, las empresas están dedicando más recursos a la ética empresarial.

    En una encuesta de contadores, por ejemplo, el 55 por ciento dijo creer que la importancia de la ética en los negocios seguirá creciendo en los próximos tres años. Además del establecimiento de programas formales, se fomentará la creación de lugares de trabajo éticos mediante la contratación del talento adecuado.

    “Alta honestidad e integridad” es la segunda habilidad más importante para los líderes empresariales, según una encuesta reciente. Los profesionales de negocios de hoy deben entender el vínculo entre la ética empresarial y el éxito empresarial.

    2. La ética en los negocios impulsa el comportamiento de los empleados

    Empleados éticos

    Según una encuesta de ética empresarial global, es más probable que los empleados apliquen un razonamiento ético cuando su empresa demuestra claramente por qué la ética en los negocios es importante. El noventa y nueve por ciento de los empleados que experimentan una fuerte cultura ética dijeron que están preparados para manejar problemas éticos.

    Las empresas que abogan por la ética en los negocios, motivan a sus empleados a desempeñar sus funciones con integridad. El primer paso para construir este tipo de cultura ética es crear un programa de ética. Según el Departamento de Comercio, un programa completo de ética debe abarcar todas las funciones comerciales. Eso incluye operaciones, recursos humanos y marketing, por nombrar algunos.

    Se aconseja a las empresas que integren su programa de ética con las operaciones comerciales. Hacerlo puede maximizar el impacto del programa al lograr que los procesos éticos formen parte del flujo de trabajo de los empleados. Un programa de ética debería:

    1. Definir el mandato del programa.
    2. Mitigar y monitorear el riesgo.
    3. Establecer políticas y procedimientos.
    4. Supervisar las denuncias de mala conducta.
    5. Proporcionar capacitación y comunicaciones.
    6. Reforzar las expectativas de comportamiento.
    7. Manejar la función de la ética del comportamiento.

    Las corporaciones tienen un papel fundamental en el desarrollo de una buena ética en los negocios. Pero las instituciones educativas también juegan un papel fundamental en la formación de líderes éticos. La educación ética es vital para un plan con futuro. Los profesionales de negocios se enfrentan actualmente a algunos de los problemas más importantes del mundo. Los dilemas complejos como el cambio climático, la seguridad y la protección requieren un pensamiento crítico y un razonamiento ético.

    3. La ética en los negocios beneficia al resultado final

    Otra razón por la que la ética en los negocios es de suma importancia es que puede mejorar la rentabilidad. Los galardonados en la lista de este año de las empresas más éticas del mundo superaron al índice de gran capitalización en un 10,5% durante tres años. Un programa de ética bien implementado también puede reducir las pérdidas.

    El veintidós por ciento de los casos examinados en el Estudio global sobre fraude y abuso ocupacional costaron mucho dinero a la organización víctima. Las empresas que practican una ética cuestionable también pueden experimentar una disminución en el precio de las acciones y la ruptura de sociedades comerciales, lo que puede afectar la rentabilidad.

    Además, la ética en los negocios está ligada a la fidelización de los clientes. Más de la mitad de los consumidores dijeron que ya no compran a empresas que perciben como poco éticas. Por otro lado, tres de cada 10 consumidores expresarán su apoyo a las empresas éticas en las redes sociales.

    ¿Puede un gerente ser realmente bueno solo en una mala corporación, como afirman algunos académicos?

    Algunos especialistas en ética empresarial han utilizado un tipo de razonamiento similar para criticar a las empresas que intentan crear incentivos para fomentar el comportamiento ético por parte de sus empleados. Si un gerente trabaja en una cultura corporativa que lo recompensa por hacer el bien, ¿cómo se puede considerar ético su comportamiento?

    Se sugiere que cuando el comportamiento ético es alentado por “estímulos externos”, como altos ejecutivos que “modelan el comportamiento apropiado” o “proporcionan a otros incentivos diseñados para inducir un comportamiento adecuado,” entonces el comportamiento no es realmente ético. La fuerte implicación es que un gerente puede ser realmente bueno solo en una mala corporación.

    Lee También  Mapeo De Procesos. Tipos De Mapas, Símbolos, Beneficios Y Más

    Si hay un indicio de interés propio, en otras palabras, entonces ya no se puede asumir el altruismo y, por lo tanto, la motivación ética. Irónicamente, los economistas neoclásicos, que creen que todo comportamiento humano es esencialmente egoísta, comparten esta opinión. Hay, por supuesto, una diferencia esencial que subyace a esta similitud: los economistas neoclásicos sostienen que la motivación egoísta no es inmoral; pero, para muchos especialistas en ética en los negocios, los motivos mixtos merecen y no reciben crédito moral.

    Errores y oportunidades perdidas

    Falta de ética en las empresas

    Por supuesto, muchos especialistas en ética empresarial han tratado de ir más allá de la pregunta "¿Por qué ser moral?" para arrojar luz sobre las difíciles cuestiones éticas que enfrentan los gerentes. Incluso cuando lo hacen, su trabajo ha tendido a sufrir una o más de tres tendencias típicas. Primero, es demasiado general, ofrecer propuestas fundamentales para reformar el sistema capitalista en lugar de estrategias éticas para ayudar a los gerentes que deben trabajar dentro de ese sistema.

    En segundo lugar, es demasiado teórico, preocuparse por abstracciones filosóficas y cualquier cosa menos "fácil de usar". Y en tercer lugar, es poco práctico preocuparse por prescripciones que, por moralmente respetables que sean, son tan contrarias a los roles y responsabilidades gerenciales existentes que se vuelven insostenibles.

    Como resultado, dicho trabajo en ética en los negocios simplemente no ha entrado en el mundo de la práctica, especialmente cuando se compara con el trabajo de especialistas en ética en otras profesiones como el gobierno, la medicina o el derecho. Estas profesiones son, por supuesto, monopolios y, por lo tanto, pueden imponer más fácilmente restricciones éticas a sus practicantes. Pero eso es sólo parte del problema. Hablemos de cada una de estas particularidades:

    1. Demasiado general

    Los negocios, como el gobierno, no son solo una profesión. También es un sistema en el que todos, gerentes y no gerentes por igual, deben vivir. Como resultado, los analistas morales clásicos de los negocios y el gobierno han tendido a ser grandes filósofos como Karl Marx o Friedrich von Hayek.

    En lugar de centrarse en las normas profesionales y los modos de comportamiento, estos pensadores han adelantado críticas sistémicas que a menudo cuestionan las premisas mismas de los sistemas económicos y políticos, como el capitalismo o el socialismo.

    ¿Por qué los académicos tienden hacia la teoría moral abstracta?

     Porque los negocios no son solo una profesión. También es un sistema en el que todos deben vivir. La medicina y el derecho proporcionan un contraste instructivo. Debido a que estos campos son profesiones más tradicionales, sus mayores analistas morales han tendido a ser practicantes como Hippocrates u Oliver Wendell Holmes. Tales pensadores aceptaron y trabajaron dentro de las premisas y normas básicas de sus profesiones.

    Ese contexto les ha permitido a ellos y a otros proponer preceptos éticos de valor práctico para los médicos y abogados actuales. Aunque la gestión ha llegado a ser vista cada vez más como una profesión en este siglo, una herencia de crítica moral sistémica tienta a los especialistas en ética empresarial a convertirse en grandes filósofos.

    En su contribución a Ética empresarial, por ejemplo, Richard DeGeorge hace un llamado para que el campo aborde preguntas como “¿Es el capitalismo éticamente justificable? ¿Si es así, cómo? ¿Si no, porque no? ¿Es el socialismo éticamente preferible?”. Estas son preguntas importantes. Pero en la medida considerable en que los especialistas en ética se concentran en ellos, lo que generan es más a menudo una filosofía social de alto vuelo que un consejo ético útil para los profesionales.

    2. Demasiado teórico

    Tanto la medicina como la administración se conocen como "ciencias". Los especialistas en ética en los negocios comparten con los especialistas en ética médica el desafío de tener que salvar un abismo entre sus propias preocupaciones morales y la naturaleza más dura y “científica” de las profesiones que estudian. Por el contrario, debido a que el gobierno y la ley abordan los valores normativos de una comunidad política particular, son más receptivos al lenguaje de valores que se encuentra en la filosofía moral.

    Los especialistas en ética médica han ganado credibilidad dentro de su campo más científico al mostrar una comprensión de los temas relevantes de la ciencia médica. Los especialistas en ética empresarial, por el contrario, han intentado ganar credibilidad dentro de su campo profesional principalmente ciñendo su trabajo con teoría moral abstracta.

    Contribución de Norman Bowie

    La contribución de Norman Bowie a la ética en los negocios aborda esta “crisis de legitimidad” que enfrentan los especialistas en ética en el mundo “científico” de la escuela de negocios. Muchos estudiosos de la gestión convencional, escribe, ven la ética como "subjetiva", "blanda" y "normativa", mientras que consideran sus propios campos (finanzas, por ejemplo, marketing o contabilidad) como "objetivos", "duros" y "normativos".

    Bowie defiende su campo en parte al señalar que la ética en los negocios posee el "cuerpo complejo de conocimientos" que define una "verdadera disciplina". Y a modo de ofrecer evidencia, señala que la ética empresarial tiene "al menos dos teorías principales, el utilitarismo y la deontología", así como una serie de "revistas arbitradas".

    En conclusión

    La teoría ética puede ayudar a iluminar los problemas morales que enfrentan los gerentes. Pero ningún otro campo de la ética profesional ha sentido la necesidad de formular sus análisis en el lenguaje de la pura filosofía moral.

    En su nuevo libro Ética y Excelencia: Cooperación e Integridad en los Negocios, el filósofo de la Universidad de Texas Robert C. Solomon escribe que “tal teoría es completamente inaccesible para las personas para quienes la ética en los negocios no es simplemente un tema de estudio sino que es (o será ser) una forma de vida: estudiantes, ejecutivos y corporaciones”.

    Lee También  Liderazgo Situacional. Qué Es, Niveles, Estilos Y Ejemplos

    Desafortunadamente, la inseguridad académica está causando que los especialistas en ética en los negocios desvíen su trabajo de abordar las necesidades reales de los gerentes y lo hagan para satisfacer los rigores percibidos de la ciencia académica en su campo.

    3. Demasiado poco práctico

    Incluso cuando los especialistas en ética en los negocios intentan ser prácticos, mucho de lo que recomiendan no es particularmente útil para los gerentes. Para entender por qué, es útil una comparación con la ley. En los negocios, como en el derecho, los especialistas en ética piden cada vez más a los profesionales individuales que modifiquen sus compromisos con sus principales tradicionales para satisfacer los intereses contrapuestos de los no principales.

    Se insta a los gerentes, por ejemplo, a sopesar el interés del consumidor en productos más saludables frente a su obligación de proporcionar a los accionistas el dividendo más saludable posible. Y ahora se alienta a los abogados a sopesar el derecho de la parte contraria a no ser interrogado brutalmente contra el derecho de su propio cliente a la defensa más vigorosa posible.

    Rara vez pedimos a los funcionarios de nuestro gobierno que pongan los reclamos de ciudadanos extranjeros al mismo nivel que los nuestros cuando entran en conflicto fundamental. Tampoco nos hemos sentido cómodos pidiéndole a un médico que compare las afirmaciones del paciente de otro médico con las suyas propias; si ayudar a un paciente tiene el costo de ayudar a otro, esperamos que los legisladores, no los médicos individuales, hagan las concesiones necesarias.

    En la actualidad, las cuestiones éticas más centrales en la medicina clínica y el gobierno surgen cuando los diversos intereses de los mismos principios entran en conflicto, por ejemplo, cuando el interés de un paciente en que le digan la verdad entra en conflicto con su interés en tener paz mental, o cuando el interés que algunos ciudadanos tienen por la libertad compite con el interés que otros tienen por la igualdad.

    Te invitamos a leer: Capacitación Y Desarrollo Para Los Empleados. Qué Es, Importancia Y Tipos

    ¿Qué pasa entonces?

    En un aspecto importante, los especialistas en ética empresarial y los especialistas en ética legal tienen una fila especialmente difícil de resolver. Muchas de sus recomendaciones actuales simplemente van en contra de la relación tradicional profesional-director. Esta dificultad añadida no significa necesariamente que los especialistas en ética en los negocios deban abandonar sus puntos de vista sobre el bien y el mal.

    Sin embargo, si buscan influir en la práctica de la gestión, deben presentar sus propuestas con una mayor sensibilidad a la comprensión de los profesionales de sus principales responsabilidades. Como argumenta Kenneth Goodpaster, “el desafío es desarrollar una descripción de las responsabilidades morales de la administración” que plantee una “relación moral entre la administración y las partes interesadas”, incluso mientras protege “la singularidad de la relación principal-agente entre la administración y los accionistas”.

    Pocos expertos en ética en los negocios han estado a la altura de este desafío. Por ejemplo, Norman Bowie utiliza la proposición no controvertida de que el gerente “tiene obligaciones con todos los accionistas corporativos”, como punto de partida para una redefinición radical de la misión gerencial. Su conclusión: la "obligación principal" del gerente es "proporcionar un trabajo significativo para los empleados".

    Incluso si uno cree que esta afirmación es cierta, tal afirmación es tan ajena al mundo institucional habitado por la mayoría de los gerentes que les resulta imposible actuar en consecuencia.

    ¿Hacia una nueva ética empresarial?

    Hay señales de que al menos algunos expertos en ética empresarial están comenzando a lidiar con las deficiencias descritas anteriormente. Están cuestionando la dirección que ha tomado su campo e instando a sus colegas a ir más allá de sus preocupaciones actuales. Aunque varias de sus ideas se han estado cocinando a fuego lento durante años, el descontento de los críticos señala el comienzo de lo que podría ser una dirección más productiva.

    Piensa en ello como la nueva ética en los negocios. Si bien difieren en sus enfoques específicos, los defensores de la nueva ética empresarial pueden identificarse por su aceptación de dos principios fundamentales. Si bien están de acuerdo con sus colegas en que la ética y los intereses pueden entrar en conflicto, toman esa observación como el punto de partida, no el punto final, de la tarea analítica de un especialista en ética.

    En el apropiado ensayo final de Ética empresarial, Joanne B. Ciulla brinda una bocanada de aire fresco cuando escribe: “la parte realmente creativa de la ética empresarial es descubrir formas de hacer lo que es moralmente correcto y socialmente responsable sin arruinar la carrera y la empresa”.

    La nueva perspectiva

    La nueva perspectiva refleja una conciencia y aceptación del desordenado mundo de motivos mixtos. En consecuencia, la tarea clave para los especialistas en ética empresarial no es hacer distinciones abstractas entre el altruismo y el interés propio, sino participar con los gerentes en el diseño de nuevas estructuras corporativas, sistemas de incentivos y procesos de toma de decisiones que sean más complacientes con todo el empleado, reconociendo su o sus motivaciones altruistas y egoístas.

    Tales estructuras, sistemas y procesos no deben “interpretarse como la cesión personal a lo corporativo o la cesión corporativa a lo personal”, sugiere Lisa Newton, especialista en ética empresarial de la Universidad de Fairfield, en su artículo “Virtue and Role: Reflections on the Social Nature of Moralidad." En cambio, deberían integrar los dos roles. Y el “nombre de esa integración”, escribe Newton, “esética”.

    Lee También  Tipos De Rotación De Personal Dentro De Las Empresas

    Aristóteles

    La nueva ética empresarial reconoce y acepta el mundo desordenado de motivos mixtos y conflictos morales. Dentro de esta amplia área de acuerdo, los practicantes de la nueva ética en los negocios, buscan una variedad de enfoques interesantes y útiles. En Ética y excelencia, por ejemplo, Robert Solomon se remonta a la concepción de "virtud" de Aristóteles para idear una ética de valor práctico para los gerentes.

    Para Solomon, ser virtuoso no “implica demandas radicales en nuestro comportamiento”. De hecho, tales demandas son "completamente ajenas a la insistencia de Aristóteles en la 'moderación'". Según Solomon, Aristóteles usó la palabra "moral" simplemente para describir "práctico". Al estilo aristotélico, Solomon procede a establecer un conjunto de virtudes prácticas para los gerentes: por ejemplo, "dureza".

    Ni cruelmente egoísta ni puramente altruista, la dureza virtuosa implica tanto una "disposición para hacer lo que es necesario" como una "insistencia en hacerlo de la manera más humana posible". A lo largo de su libro, Solomon analiza la dureza (y otras virtudes gerenciales moralmente complejas, como el coraje, la justicia, la sensibilidad, la persistencia, la honestidad y la gracia) en el contexto de situaciones del mundo real, como cierres de plantas y negociaciones de contratos.

    Gregory Dees y Peter C. Cramton

    Gregory Dees y Peter C. Cramton desarrollan otro enfoque útil en torno a la idea de “confianza mutua”. Dees y Cramton enfatizan con razón que las acciones éticas no tienen lugar en un espléndido aislamiento; en la práctica, por ejemplo, la ética en los negocios parece descansar sobre la reciprocidad. “Es injusto exigirle a una persona que asuma un riesgo significativo o que incurra en un costo significativo por respeto a los intereses o derechos morales de los demás, “si esa persona no tiene motivos razonables para confiar en que los demás en cuestión van a tomar el mismo riesgo o hacer el mismo sacrificio.”

    Esta es una desviación importante de la perspectiva absolutista de gran parte de la ética empresarial contemporánea, particularmente de la noción de que solo cuando otros no están haciendo sacrificios comparables podemos ganar lustre moral al hacerlo. Su principio de "confianza mutua" permite a los autores encontrar una justificación moral para el engaño en ciertos tipos de situaciones comerciales difíciles, incluso cuando instan a los éticos comerciales a ayudar a los gerentes a "encontrar estrategias para acercar la práctica a los ideales morales".

    En lo que bien podría ser un manifiesto para la nueva ética en los negocios, Dees y Cramton argumentan que “el trabajo más importante” no es “la construcción de argumentos para atraer a los idealistas morales, sino la creación de estrategias accionables para los pragmáticos”. En una línea similar, Thomas Donaldson de Georgetown y Thomas Dunfee de Wharton han enfatizado el papel central de los “contratos sociales” en la concepción de lo que Donaldson llama una visión “minimalista” en oposición a la visión “perfeccionista” de las expectativas morales que pueden depositarse legítimamente en empresas.

    Contratos sociales

    Los contratos sociales son los acuerdos morales implícitos que, habiendo evolucionado con el tiempo, rigen la práctica empresarial real. La tarea del especialista en ética en los negocios, es primero identificar y hacer explícitas estas diversas normas éticas y luego evaluarlas frente a ciertos principios morales universales, pero minimalistas. Algunos contratos sociales existentes no pasarían esa prueba: la discriminación racial en las ventas de bienes raíces, por ejemplo.

    Pero muchos no lo harían. Por ejemplo, el hecho de que el uso de información privilegiada se considere más aceptable en el sector inmobiliario que en las transacciones de valores no significa necesariamente que los agentes inmobiliarios de alguna manera no tengan su acto moral en orden. En ausencia de un principio moral fundamental en contra del uso de información no pública, la ética de hacerlo en cualquier caso dependerá de los "objetivos, creencias y actitudes" de la comunidad empresarial pertinente.

    Este énfasis en el contexto social encuentra un eco intrigante en el trabajo de Norman Bowie. En “Nuevas direcciones en la responsabilidad social corporativa”, Bowie, en efecto, gira el telescopio ético. “Si los gerentes y accionistas tienen un deber con los clientes, proveedores, empleados y la comunidad local”, argumenta, entonces estos actores sociales también tienen deberes con los gerentes y accionistas.

    Por ejemplo, los ecologistas que quieren que las empresas fabriquen productos más respetuosos con el medio ambiente también deben trabajar para convencer a los consumidores de que paguen el coste adicional que suele ser necesario para fabricar dichos productos. En otras palabras, la ética en los negocios no es un asunto de preocupación exclusiva de los gerentes. Es responsabilidad de todos.

    Echa un vistazo a: Comunicación Grupal: Definición, Función, Ventajas Y Desventajas

    Pensamientos finales

    En medio del creciente escrutinio de las prácticas comerciales, es más importante que nunca que las empresas realicen el trabajo de la manera correcta. Los programas de ética en los negocios son una herramienta excepcional para promover la conducta moral. Las organizaciones también necesitan empleados dedicados a la toma de decisiones éticas. Fomentar un tipo de comportamiento adecuado en las empresas puede ayudar en gran manera.

    En cada uno de los nuevos enfoques de ética en los negocios, lo importante no son tanto los análisis prácticos que se ofrecen (como reconocen los autores, queda mucho por trabajar) sino el compromiso de conversar con gerentes reales en un lenguaje relevante para el mundo que habitan y los problemas que enfrentan. Esa es una comprensión de la ética empresarial que merece la atención de los involucrados.

    ►TAMBIÉN DEBERÍAS LEER...

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir

    Utilizo cookies propias, de análisis y de terceros para mejorar la experiencia de navegación por mi web. Y en algunos artículos, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias según el análisis de tu navegación. Pero solo es para seguir ofreciéndote contenido de calidad en el blog de manera totalmente gratuita. Puedes informarte más profundamente sobre qué cookies estoy utilizando y desactivarlas si quieres (algo que agradecería que no hicieras) Más información